TALK ON CORNERS
about our
story

El año 2005 sería clave para todo el mundo, tanto muggles como magos. Habíamos luchado durante siglos por que nuestras costumbres, nuestros secretos mejor guardados no salieran a la luz. Por qué aquellos cuyos ojos no veían la realidad, siguieran ciegos y con los ojos vendados ante la realidad de la magia, ante su mera existencia.

Si quieres saber más...
Yo te lo mostraré




















AT
YOUR
SIDE

the admins




¡Feliz 2012!



















OLD
TOWN

Mysteries



#1.¿Cómo murió realmente Jeremy?
#2.El actual paradero de la pluma mágica. ¿La tienen los Brigadistas o sigue permaneciendo en Hogwarts?

Sigue la trama...

Cronología

Invierno
Año 2018

















HE SAID
She said



¡Sigue a estos personajes también!



















LOVE
GIVES

Love takes



¡Afilianos!











Image and video hosting by TinyPic Far Far Away

CREDITS
Sidebar: Dana
Coding Help: RCR

 
zIFBoards - Free Forum Hosting
Create your own social network with a free forum.
Learn More · Register Now


Pages: (2) [1] 2  ( Go to first unread post ) .locked   .new topic   .new poll   

 Et après des années
Sunday Dawson
Posted: Apr 26 2011, 07:51 PM


Nietisima / Estudiante Bellas Artes / Nivel 1
Group Icon

Group: Squib
Posts: 95
Member No.: 41
Joined: 24-December 10



El regreso de su madre la había alegrado y había conseguido que volviese a salir de casa con más asiduidad que antes. El miedo y la angustia habían desaparecido. Incluso habían recuperado sus pertenencias de la casa que conservaban en Londres y volvía a tener más ropa propia que prestada, al contrario que los últimos meses. Por primera vez en meses tenía la sensación de que había encontrado un equilibrio y no era solo por el regreso de su madre, el regreso de Mihjail también había conseguido que aquel equilibrio la rodeara. Seguía sintiéndose extraña a pesar de que ya sabía desde su última visita que sus sentimientos eran correspondidos, no podía dejar de parecerle extraño que algo platónico hubiese pasado a ser real.

Lo que más estaba costando es que su madre se adaptase a su nueva vida y a Sunday ni siquiera le extrañaba que a pesar de la alegría que la había embargado por volver a casa sintiera cierto desasosiego. Era normal, ¿no? Ella nunca había estado en “el otro lado” por lo que no podía opinar, solo sabía sobre lo que ella misma había experimentado y sabía que a su madre le serviría, que en muchos aspectos se “alegraría” de tenerla a ella en el mismo bando en esos momentos.

Rutinas. Eso mismo estaba llevando a cabo en esos momentos mientras caminaba por las calles de Valgrange, a su madre no le había sido difícil encontrar una casa en aquel lugar para que no tuviesen que estar en el Londres muggle, donde desde luego a Wendolyn la reconocería todo el mundo. Acababa de pasar por delante de la Oficina de Correos de camino a la Herboristería cuando al pasar por delante de la tienda de dulces y artículos de broma se quedó parada durante unos segundos mirando al interior para luego seguir andando. No había dado dos pasos que volvió a pararse y volver a mirar a través de la ventana, entrecerrando incluso los ojos. Por un momento había pensado que era una alucinación... ¡Pero no!

Casi al instante olvidó lo que tenía que hacer y cambio la dirección de sus pasos entrando en la tienda. El dependiente levantó la vista y la saludó con la mano, gesto que la rubia le devolvió con una sonrisa cortés antes de dirigirse hasta el muchacho que miraba por la tienda.

- Thomas Myles... ¿Qué estás tramando ya? – Le preguntó prácticamente segura de que el muchacho ni siquiera pegaría un bote ante el sonido imprevisto de su voz. ¿O quizá dejaría mal a sus pensamientos y lo haría? – Sea lo que sea seguro que no es nada bueno... – Añadió antes de colocarse a su lado. No podía ser nada bueno si estaba en una tienda de artículos de broma, ¿no? Eso si dejábamos de lado el hecho de que también había dulces. – Te tenía por perdido en alguna otra Comunidad Mágica. ¿Cuándo llegaste aquí? – Porque desde luego en la de Londres el francés ni siquiera había pasado y Valgrange era pequeña para que (casi) todos se conocieran entre sí. Aunque fuese de vista. A él en cambio no le había visto desde que llegó al lugar. Cosa que tampoco sería de extrañar siendo que había salido más bien poco a la calle en los últimos meses.

- Me alegra verte – Y sobretodo verle con vida y sin haber sufrido ninguna consecuencia a manos de los Brigadistas. En los tiempos que corrían y después de lo ocurrido con su madre a Sunday ya no le extrañaba nada o casi nada.
^^
Thomas Myles
Posted: May 27 2011, 06:39 PM


El Zorro / Mago sin historia
Group Icon

Group: Mago
Posts: 15
Member No.: 107
Joined: 27-March 11



La universidad. Era indudable una cosa importante, sagrada. Las riquezas heredadas de generación en generación había permitido que hasta el día de hoy, todos los de la familia de Thomas hubiera podido permitírse el privilegio, y, al contrario que como muchos otros estudiantes, a Thomas le encantaba y deseaba tener ya título en mano. Su objetivo más cercano: ser abogado. ¿Un objetivo lejado y anhelado? Estaba claro; conseguir un puesto reconocido y con contactos importantes en el mundo muggle.

Cualquiera que supiera su condición de mago, quizá se podía extrañar, o pensar que era un mago criado como un muggle o amoldado a la sociedad no mágica, pero no, nada de eso, en todo caso sólo se trataba de una estrategia. Quizá era demasiada aspiración, pero algun día, Thomas estaba seguro de ello, los magos volverían a tener su lugar, y los mismos grupos conservadores como antaño. Y él iba a participar, a hacer su parte, a poner su granito de arena... Pero siempre como un zorro, cautelosamente, en silencio, pasando desapercibido... Y ahora tenía hasta "amigos" o compañeros de universidad muggle.

Pero algun día también se vengaría de su família; también muggle y que trataban a Thomas como una especie de "apestado", de una forma aristocrática, fría... Siempre repitiéndole hasta la saciedad a Thomas que jamás hiciera nada fuera de lo común, ni hablara de magia ni blasfemias semejantes. Cualquiera podría decir que quizá era para protegerlo... Pero sólo con ver las caras de sus padres cada vez que lo advertían, de asco y repelús... Nah.

Bueno. Aquel día Thomas se encontraba dando una vuelta por Valgrange, un lugar que le gustaba bastante. Ir a un lugar distinto de vez en cuando y cambiar de aires no le iba mal a nadie. ¿Y dónde se detuvo? ¡En la tienda de artículos de broma, por supuesto! Y des de luego no saldría sin sus dulces, le encantaban.
La vida de estudiante se hacía demasiado aburrida si no habían cosas inesperadas, como algunos artículos que merecían un aplauso. Lo bueno es que su linaje era de familia rica y con el honor muy limpio, así que si pasaba algo o estallaba alguna cosa en clase, nadie sospechaba de Thomas, excepto sus "colegas", y no tenía miedo de que lo delataran; antes creerían a Myles que al que se chivara, por eso estaba tranquilo.

Estaba tranquilamente leyendo etiquetas y sintiéndose atraído por varios objetos curiosos hasta que una voz femenina llamó su atención más que cualquier otro objeto. No se podía decir que pegara un bote, Thomas era demasiado tranquilo y poco asustadizo, pero sí que lo sorprendió. Se dio la vuelta pensando en que aquella voz le resultaba vagamente familiar, hasta encontrarse con aquellos ojos azules que lo atraían de mala manera. No vaciló ni un instante.

-Oh, Mon dieu! C'est ma chère Sunday!-se alegró de verla. Al principio parecía que sus propios ojos querían gastarle una broma, nunca mejor dicho, pero no, parecía real, ahí estaba Sunday, con la que compartió hacía unos años algo más que amistad.-Comment allez-vous mademoiselle? ¡Sigues igual de guapa que siempre! -no podía evitar sus dotes seductoras, venía ya con su naturaleza. Le acarició un mechón de pelo rubio a su amiga, mientras sonreía y seguía ronroneando con su afrancesada y cautivante voz- ¿Moi? Por favor, qué poco me conoces... ¡Soy un santo!-se rió- En realidad sigo perdido por París, pero me apetecía visitar Valgrange para aliviar mi mente y respirar otros aires, aun que nadie me iba a decir que iba a tener un día tan maravilloso y espectacular. Lo qué son las casualidades. Je peux..?

En ese momento le cogió la mano delicadamente a Sunday, y esperó a que dara una vuelta como se suelen hacer en los bailes, para poder verla bien. Después de aquel tiempo sin verla, las personas podían cambiar bastante. Pero si él recordaba perfectamente los rostros de las personas, de ella se iba a acordar para siempre.

-Oh la là! ¡Estás estupenda! Estoy mirando objetos de broma para la universidad. ¿Sabes? Tanto tiempo con el culo empotrado en una silla y sin reír no es bueno. Y ya sabes que no puedo vivir sin mis dulces, m!

Y ahí seguía él, como siempre, con sus trajes bien planchados y propios de los niños ricos, aun que en verano y muchas veces se permitía trajes modernos y de ultimas tendencias o unos simples tejanos con camisetas, siempre y cuando no lo vieran sus padres, claro está... Miró extrañado a su alrededor, antes de preguntar a la joven tan despampanante que tenía delante:

-Et toi? ¿Qué hace una señorita tan decente en un lugar así? ¿Algún chico al que espantar para que nos e comporte como la abeja que va a la miel?-dijo con una sonrisa, aun sorprendido de habérsela encontrado después de años.
^^
Sunday Dawson
Posted: May 28 2011, 07:42 PM


Nietisima / Estudiante Bellas Artes / Nivel 1
Group Icon

Group: Squib
Posts: 95
Member No.: 41
Joined: 24-December 10



La muchacha sonrió ante la reacción del joven francés. Era justo la reacción que había esperado por su parte, pues a pesar de cartearse de forma asidua y verse de vez en cuando, encontrarse a alguien de casualidad siempre era muy diferente. Incluso en los encuentros que tenían de vez en cuando concertados con anterioridad tenía la sensación de que le contaba muchas más cosas que a través de las cartas. Simplemente era algo muy distinto.

- Le même – Respondió al primer comentario del rubio mientras su sonrisa se ensanchaba con las palabras del joven. Ni siquiera se le ocurrió a pesar de todo apartarle la mano de aquel mechón que tomó entre sus dedos. Le hubiese resultado un gesto grosero por su parte, sobretodo siendo hacía una persona con la que tenía tantísima confianza – Hay cosas que no cambian, ¿verdad? – Al menos ella físicamente no había cambiado demasiado desde la última vez que se habían visto. Su melena había dejado de ser azabache hacía muchos años aunque por aquella época en la que compartieron tanto aún lucía el pelo negro. – Estoy muy bien, la verdad. Ahora mismo no tengo queja alguna. – Para nada. Y si tenía alguna con respecto a algo se la callaba o la dejaba en segundo plano. Tenerles de vuelta con ella era más que suficiente. – Ya, claro...

Una sonrisa ligeramente torcida apareció en el rostro de la pequeña de los Dawson después de aquellas palabras mientras le daba un golpe cariñoso al muchacho en uno de los brazos con su puño. Sabía perfectamente que aquello que estaba diciendo Thomas no era nada cierto. ¿Sí él era un santo qué era ella? Porque tampoco podía definirse como una santa, si se tenía en cuenta su historial años atrás. ¿Seguía perdido por París? Eso no era ninguna novedad. En cierto modo el joven le daba envidia. Llevaba unos años en la universidad muggle, cosa que a ella también le hubiese gustado hacer, pero no era el momento oportuno. No después de lo que le había pasado a su madre. – Por supuesto – Dio una vuelta sobre sí misma y volvió a clavar sus ojos azules en el muchacho – Es lo que hace llevar una dieta sana y equilibrada. ¡Y el ejercicio! – Añadió a expensas de saber que aquella última parte Thomas podía coger e interpretarla de un modo muy diferente al significado que había querido darle ella.

- Ve con cuidado de qué no detecten la magia en ellos – De repente se había puesto seria y juraría que sonaba como una madre de unos treinta años advirtiendo a su hijo de lo que se podía hacer y no hacer en presencia de muggles. Si antes eran medidas preventivas en la actualidad era algo que podía salvarles de un peor destino que el vivir aislados y escondidos. – Reír es bueno pero no cuando pones tu vida en juego. Hay gente que por esas cosas han acabado en las manos de los Brigadistas o por querer gastarle una broma a un muggle y hacerle bailar con el Tarantallegra. Los dulces te los permito – Añadió en el último momento con un divertido en la voz. Se había dado cuenta de que quizá estaba siendo demasiado... ¿madura? En realidad eso no podía evitarlo. Lo era desde hacía unos dos años o al menos lo era más que los de su edad. Una inconsciente podía asegurar que no era. Siempre se lo pensaba todo antes detenidamente antes de llevarlo a cabo. Demasiado previsora, quizá.

- Tú también estás tan guapo como siempre – Le dedicó una sonrisa antes de mirar alrededor unos segundos y dedicarle un saludo con la mano a la dependiente que los miraba con curiosidad. – Iba a la Herbosteria a por unos ingredientes para poción. Ahora vivo aquí... Supongo que sabrás lo que le pasó a la Comunidad de Londres – Totalmente desaparecida. Calcinada a causa del fuego que lo había arrasado todo aquella madrugada de año nuevo. Ante la última pregunta de Thomas se permitió soltar una carcajada mientras negaba con la cabeza un par de veces manteniendo luego la sonrisa en el rostro – No, para nada. De todos modos no me interesaría nadie en este momento. – En realidad no le había interesado nadie durante el último año y medio. Nadie que no fuese Mihjail, claro. Bajó la mirada unos segundos ante los dulces que tenía frente a ella antes de volver a levantarla – Estoy con alguien.
^^
Thomas Myles
Posted: Jun 3 2011, 12:56 PM


El Zorro / Mago sin historia
Group Icon

Group: Mago
Posts: 15
Member No.: 107
Joined: 27-March 11



-Bueno, mademoiselle Dawson, tampoco lo necesitaría.-guiñó el ojos Thomas ante la afirmación de la joven rubia respecto a la dieta sana y el ejercicio. Claro que le salió una sonrisita, la verdad es que siempre era gracioso ponerle un toque verde al asunto. Suponía que por la expresión de Thomas en ese momento, Sunday intuiría lo que estaba pensando. Pero la sonrisa se fundió lentamente del rostro del francés cuando ésta le dijo que ya estaba con alguien y que no estaba interesada en nadie más. Eso para Thomas significaba un reto. Quizá si hubiera sido otra muchacha, no le hubiera importado, pero la verdad es que lady Dawson atraía bastante, y más sabiendo que una vez ya pudo tenerla. No podía permitir que Sunday lo pudiera olvidar tan fácilmente, aun que se habían estado enviando correo, pero no, no podía haber chica que se resistiera a él.

Pero eso no era lo que Sunday debía percibir, así que volvió aparecer una sonrisa que parecía sincera en el rostro de Thomas. Parecía alegrarse por ello.
-Oh la là! Felicidades Lady Dawson! ¡Qué sorpresa! Aun que no sé de qué me sorprendo, ¿qué chico puede resistirse a sus encantos?

La verdad es que lo pilló por sorpresa. ¿Habría encontrado esa “persona” en el tiempo que llevaron últimamente sin mandarse cartas? ¿Se lo habría ocultado a Thomas? Bueno, tampoco le enfadaba, seguro que ese tío no valía más ni igual que el francés. Sus dotes de conquista eran insuperables, y las chicas caían rendidas, además por una falsa humildad que solían creerse, aun que quizá con Sunday era distinto… Le daba sensación que la chica podría haberlo calado, pues de tonta no tenía un pelo y más con su pasado, era bastante espabilada.

-Mademoiselle, no sé si será demasiado entrometido, pero la curiosidad es algo que no me puedo resistir: ¿Quién ha sido el afortunado de conquistarla? ¡Es que no me creo que exista alguien más guapo y elegante que yo!-afirmó eso último como una broma, aun que en realidad era lo que pensaba. No había rival para él, y si se debía empezar por algún lado, era conociéndolo para encontrar puntos débiles y poder vencerlo. Pero sus planes sólo quedaban en su cabeza; para el exterior Thomas era un chico universitario, rico, que conquistaba pero que se interesaba por pocas cosas.

Con esas últimas palabras de Sunday, el francés había prácticamente olvidado las advertencias de la rubia, y se dio cuenta de que se notaba demasiado que se enfocaba en ese tema de su “novio”. Miró que el dependiente no los vieran y cogió un par de caramelos; uno para él y el otro se lo entregó a su rubia amiga. Le guiñó el ojo y se llevó el caramelo a la boca. Un suave sabor a manzana, aun que más bien ahora saboreaba la mirada de Sunday, a la que sus verdosos ojos parecían devorar en una mirada penetrante y seductora mientras pasaba el caramelo de lado a lado en el interior de su boca. Con una voz profunda como el tigre hablaría al cordero, pronunció:

-No te preocupes, ya calculo.

Se sabía a que pregunta respondía, aun que parecía que respondía también a los propios pensamientos de Thomas, que estaban más allá de la conversación que estaba manteniendo con Sunday.
^^
Sunday Dawson
Posted: Jun 3 2011, 09:01 PM


Nietisima / Estudiante Bellas Artes / Nivel 1
Group Icon

Group: Squib
Posts: 95
Member No.: 41
Joined: 24-December 10



¡Bingo! Sabía perfectamente que aquella sonrisita iba a aparecer en el rostro del joven francés y se sintió orgullosa de sí misma por preverlo. Por saberlo con anticipación, a expensas de que era algo normal siendo que se conocían bien. Aún así eso quedó relegado a un segundo plano cuando el muchacho la felicitó. ¡Si el supiera! Hasta aquel día en casa de los Lompard ella no había sabido nunca que Mihjail sintiese algo por ella. Siempre había sido algo que no creía que se fuera a hacer real e incluso aún había momentos en que no llegaba a creérselo.

- Tampoco hace falta que exageres. Cuando me conoció no era precisamente un encantoTenía dieciséis años. Acababa de perder a su abuelo y seguía un tanto descarrilada. Le hacía gracia el hecho de que cuando se habían conocido ella era aún una chica que iba al instituto con aquel uniforme que había llegado a odiar. – Ya sabes. He cambiado bastante en ese aspecto – ¡Oh si! Ahora tenía la cabeza perfectamente amueblada a pesar de tener solo diecinueve años.

Y sí, ella creía, estaba casi segura de haber encontrado a esa “persona”, ¿por qué sino como se explicaba qué tras año y medio aquella sensación de flotar en su presencia no había desaparecido? ¿Cómo se explicaba que a pesar de tener once años más que ella, estaba dispuesta a intentarlo? No solo intentarlo: iba a lograrlo. Iban a lograrlo. Por qué... ¿qué más daba lo que pudiera pensar la gente si ellos se sentían bien? ¿Si así eran felices? ¿Si era así como querían estar? Justo entonces Thomas formuló la pregunta y la muchacha se encontró en una disyuntiva. No responder de forma sutil y dejar claro que no quería hablar de ello o decirlo directamente. ¡No tenía nada de lo que avergonzarse! Y mucho menos iba a ser él un tema por el cual avergonzarse.

- No para nada. Supongo que es normal que la gente pregunte – Era lo normal, ¿no? Aunque claro si fuese que se lo preguntaba un completo extraño si le hubiese parecido una intromisión, pero ¿Thomas? ¡Para nada! - ¿Seguro que ha sido afortunado? – Bromeó antes de decidirse de una vez por todas a responder – Mihjail Vasiliev. Era teniente en la Comunidad de Londres – Esbozó una sonrisa sin tapujos y sus ojos emitieron un brillo que duró unos segundos cuando mencionó su nombre. ¿Hacía falta que diera más detalles? Su apellido daba demasiadas “pistas” de quien era. No es que hubiese demasiadas personas apellidadas “Vasiliev” en el mundo. – ¿No sabías que es más importante el interior que el exterior? Por fuera siempre acabaremos deteriorados.

Miró extrañada a Thomas cuando le entregó el caramelo y no pudo evitar mirar por encima de su hombro antes de imitarle, aunque eso no quitaba que luego no fuese a dejarle un knut demás al dependiente. El sabor a fresa del dulce invadió su paladar haciendo que esbozará una nueva sonrisa. – Cuando termines aquí puedo enseñarte un poco el pueblo – Se ofreció. Después de todo ahora vivía allí. No pudo evitar arquear una ceja y apartar la mirada de los ojos de Thomas mientras daba unos cuantos pasos – Deja de mirarme así, anda... – Sí, le molestaba.

Pudiera ser que en el pasado no le hubiese molestado en absoluto y tampoco que la tocará, pero en el presente esas cosas habían cambiado.
^^
Thomas Myles
Posted: Jun 7 2011, 01:02 PM


El Zorro / Mago sin historia
Group Icon

Group: Mago
Posts: 15
Member No.: 107
Joined: 27-March 11



Siguió mirándola penetrantemente mientras seguía hablando, e incluso parecía que un brillo de depredador pasaba por sus ojos cuando Sunday recordaba que no había sido una santa… O incluso cuando decía que no todo era la belleza exterior, aun que Thomas pensaba lo contrario; daba suma importancia al físico, pero disimulaba porque sabía que la mayoría de personas no opinaban como él. Aun que seguro que a Dawson no se le pasaban los detalles por alto.

Pero no pudo evitar fruncir el ceño cuando pronunció el nombre del “afortunado”. Mihjail Vasiliev, un nombre, al menos apellido, bastante sonado. En su cabeza venía la palabra “competir”, o quizá “reconquistar”… Si una vez ya había conseguido a Sunday, podría volver hacerlo. Quizá aquel joven sería importante, pero nadie podía superar a Thomas a cuanto dotes de conquista, ninguna chica podía resistirse a él. Ver que una pareja podía romperse por “su culpa”, era gratificante; se demostraba a sí mismo el poder que podía tener, conseguir objetivos, y encima salir impune porque la culpa tampoco sería suya…

-Vaya… ¡hay que ver quien llegó a ser el afortunado! Así me gusta, aprendiendo de tu maestro de seducción. Ya puedes llegar a conquistar hasta personajes conocidos, eso es todo un mérito.-disimuló una vez más su sorpresa y guiñó un ojo, dando a entender que estaba contento por su relación, aun que en realidad estaba contento en cierta manera por tener un nuevo reto. La rutina lo estaba matando últimamente, y ligarse a muggles no era tan interesante. Respondió a su proposición-D’accord, aun no me familiarizo con la zona- sonrió.

Cuando ésta se refirió a su mirada, éste aun la intensificó más, pero no era plan de ir espantándola de primeras, así que lo hizo en plan “broma” o que no iba en serio.
-¡Vaya! ¡Antes te gustaba!-se rió poniendo una expresión pícara. Avanzó entre los estantes, cogiendo una bolsa para meter dulces y algún que otro objeto de broma. Esperó que Sunday lo siguiera. Éste se detuvo, y de una de las estanterías cogió una margarita, y se la colocó a la rubia en la camiseta. Los pétalos comenzaron a moverse como aspas haciendo como una especie de ventilador, perfumando el ambiente.

-¿M? ¿Estos son los objetos de broma? ¿Entonces si me pongo esta nariz de payaso seré más atractivo? Antes molaban más…- pero al colocarse la nariz roja de plástico, le salpicó agua a los ojos. Como pudo se quitó la nariz y se quitó el agua de los ojos con las manos.-Vaya, ¡Debe ser que las damiselas siempre tienen suerte!-se rió.-¿Me ayudas a buscar? Seguro que conoces más objetos útiles que yo

Comenzó a pasearse, y distraído pero en el interior más atento que nunca, preguntó como si nada:
-¿Y qué viste en él? Me alegro que hayas encontrado a alguien con quien compartir tu vida.-dijo felizmente.
^^
Sunday Dawson
Posted: Jun 8 2011, 01:12 PM


Nietisima / Estudiante Bellas Artes / Nivel 1
Group Icon

Group: Squib
Posts: 95
Member No.: 41
Joined: 24-December 10



Tuvo que reprimir una risa ante el comentario de Thomas sobre quien había sido el afortunado pero no consiguió reprimirlo cuando dijo aquello sobre el “maestro de seducción”. Se apoyó ligeramente en un trozo de pared donde no había nada mientras miraba al muchacho - ¡No sabes de lo que hablas! – Y es que eso de seducir le había dado gracia porque realmente no había habido nada de seducción por en medio. Más bien... Realmente no sabía a esas alturas muy bien que había pasado. Ella se había comportado de forma totalmente natural. Posiblemente había sido eso. El no fingir ser otra persona que no era. – Yo no he seducido a nadie, simplemente fui yo misma – Acabo diciendo mientras sonreía ante la aceptación del muchacho en relación a su propuesta.

Antes. Antes todo era diferente, sí – Ya no es igual que antes – Esa era la respuesta más sencilla y la más fácil ante aquel comentario. Fue en ese momento que recordó algo – Por cierto. Te agradecería que no le dijeras a nadie lo que acabo de contarte, que quede entre nosotros. Por favor – En las últimas palabras había incluso un deje de suplica en su voz acompañada de una mirada que pedía que en efecto lo hiciera.

Siguió al muchacho por la tienda, mirando con curiosidad la margarita que le colocó en la ropa y perfumaba el ambiente. Además de todo olía bien, así que aunque quizá no fuera el típico objeto de broma que buscaba la gente no estaba del todo mal. – Tu siempre pretendiendo ser más atractivo – Comentó justo antes de que la nariz empezará a salpicar agua en los ojos del francés, visión que provocó que la joven tuviese que aguantarse la risa forzadamente. – No, definitivamente no te hace más atractivo – Estudió con sus ojos azules los estantes que tenía cerca antes de que la pregunta del muchacho le hiciera volver la mirada hacía él - ¿Yo? Nunca he pisado esta tienda desde que estoy aquí – En realidad apenas había salido a la calle desde que llegase al lugar o al menos no hasta que su madre estuvo de vuelta. – Así que no creo que sea tu asesora ideal.

Dejó escapar un suspiro mientras daba unos cuantos pasos más por la tienda parándose a observar de vez en cuando los objetos llenos de color y que posiblemente montaban algún que otro jaleo si los soltabas en algún sitio. Hubiese seguido ensimismada en aquello de no ser por la pregunta de su amigo, una que desde luego no se había esperado. ¿Qué había visto en él? Se volvió hacía el chico llevándose unos segundos una mano a las puntas de su cabello rubio mientras intentaba buscar alguna respuesta a aquello.

- Pues... – Se quedó pensativa unos segundos antes de volver a hablar – No es “que haya visto algo en él” exactamente. Es algo más... Es decir, llegó a Londres y empezó a trabajar para mi madre, para mí era otra persona más que me encontraría casi a diario, aunque añadiéndole el hecho de que tenía un apellido famoso alrededor del mundo... – Se calló durante unos segundos fijando sus ojos azules en un puñado de dulces que tenía justo delante – Pero con el paso de los meses algo cambió. No sé, posiblemente sea por su forma de ser y porque nunca puede quedarse de brazos cruzados cuando pasa algo... Como la situación que ahora hay en el mundo mágico o lo que pasó con mi madre y ahora Sam Ford. No sé, es diferente a los demás hay algo que me atrae... y le hace diferente a los demás – Al final se encogió de hombros. Realmente era algo que no podía llegar a explicar solo con las palabras - ¿Y tú no encontraste a nadie? Sigues siendo el mismo seductor incorregible de siempre, ¿no?
^^
Thomas Myles
Posted: Jun 13 2011, 02:07 PM


El Zorro / Mago sin historia
Group Icon

Group: Mago
Posts: 15
Member No.: 107
Joined: 27-March 11



Thomas seguía con la sonrisa plasmada en el rostro. Le hizo gracia la primera respuesta de Sunday. Se veía totalmente sincera, y como él no derrochaba ningún instante en el que pudiera lanzar un par de piropos, le respondió:
-¿Tú misma? ¡Oh! ¡Entonces es totalmente comprensible! No hace falta que finjas para seducir, más bien al contrario, mi querida Dawson.
Por un momento se le atenuó la sonrisa cuando Sunday le dijo que ya no era igual que antes, refiriéndose a cuando mantenían algo más que amistad, aun que Thomas pensó que era lo que obviamente diría de primeras, pero… ¿Conseguiría hacerla cambiar de opinión? Sólo… Por jugar… Por probarse a sí mismo. Sí, quizá era el aburrimiento, o poder comprobar si podría utilizar su atractivo para algún objetivo en un futuro. Sólo tenía que confiar en sí mismo, y eso no era nada difícil, más bien nunca la había perdido.

-¿No eres clienta habitual de aquí?-se sorprendió el joven, sin mostrar nada en el rostro de sus pensamientos, lo que se solía decir un auténtico hipócrita, pero lo mejor es que aparentaba más bien lo contrario- ¿Tú? Conociéndote debería haber intuido que eres más de puños y patadas. Aun que hay cosas chulas por aquí… Sólo hay que buscarlas, supongo-se rió.

De repente Sunday respondió a la pregunta que para Thomas era clave que le había planteado éste. Calló y a juzgar por la expresión de la chica de platinos cabellos, era algo muy profundo. Se sintió orgulloso de que la chica confiara tanto en él, pero su rostro se tornó serio, expectante, y escuchó con mucha cautela. Lo que le jodió, hablando mal, fue las palabras que “aquel chico era distinto a los demás”. Ahí la cara seria de Thomas era cierta, de hecho bajó un momento la mirada, no se sabía si de forma decepcionada, o pensativa. Para sus adentros más bien era la segunda opción.

Dawson cambió el tema, girando la flecha hacia Thomas. Éste pareció despertar de sus pensamientos y contestó:
-Oh, mademoiselle!- se rio abiertamente-Veo que me conoces bien, ¿eh? Bueno, la verdad es que he estado reflexionando, y quizá debería dejar este tipo de vida y centrarme más en los estudios, y no me gusta jugar así con esos temas, acaba afectando cada vez que se deja a una chica…

Mentira, pero quería ganarse la confianza de Sunday. No iba a dejar escapar esta oportunidad; Si podía reconquistar a Sunday, el mundo estaría bajo sus encantos. Tenía un gran reto por delante, y pondría toda la carne en el asador, más que en ninguna otra vez que recordara.
-Ya me tendrás que presentar a tu príncipe azul, mademoiselle, ¡qué luego habrá boda y no quiero ir sin conocer al novio!-volvió a bromear, aun que sí que tendría interés por conocerlo, siempre hay que conocer un poco al contrincante antes de “luchar”.
^^
Sunday Dawson
Posted: Jun 15 2011, 09:49 PM


Nietisima / Estudiante Bellas Artes / Nivel 1
Group Icon

Group: Squib
Posts: 95
Member No.: 41
Joined: 24-December 10



Decidió no hacer demasiado caso de los típicos piropos de Thomas a los que solamente correspondió con una sonrisa mientras volvía a emprender los pasos por entre los estantes de artículos de broma de la tienda. Negó con la cabeza cuando le preguntó aquello y rió por lo bajo unos segundos – Me aburrí de gastar bromas todo el día... Ahora soy una chica responsable – Cierto, lo era, pero sabía que lo que la había hecho hacerse responsable había sido algo duro.

¿Conocerle? Pues claro... - ¡Por supuesto que te conozco bien! A mí nadie me engaña, deberías saberlo – Le comentó mientras se volvía hacía él. Se conocían desde hacía años... ¿Desde que tenían cuanto? ¿Cinco años? ¡Normal que le conociera! Torció el gesto unos segundos antes de alargar la mano y tomar una de las bolsas que había en el estante de al lado, de esas que tenían unos cuantos caramelos de cada tipo – Esto es por tu culpa... – Bromeó. En el fondo los dos sabían que desde hacía años había sentido debilidad por las cosas dulces. Desde luego no era algo que fuese a negar.

“Acaba afectando cada vez que se deja a una chica...” Sunday bajó la mirada con aquellas palabras del francés intentando ocultar aquella sombra de arrepentimiento que había aparecido en sus profundos ojos azules. Si de algo se había ido arrepintiendo a lo largo de los años había sido precisamente de dejar a alguien que merecía la pena y de quien de verdad estaba enamorada. Había mentido deliberadamente porque había tenido miedo, miedo al compromiso y había necesitado la libertad que le pedía aquel punto rebelde de su personalidad por aquellos tiempos.

Tarde se había dado cuenta del error y supo que sería imposible enmendarlo y aún así durante mucho tiempo se preguntó que hubiese pasado y si hubiese vuelto sobre sus pasos y le hubiese dicho que le quería dejando el miedo y aquellas ansias de libertad a un lado para compartirlo todo con él.

Aquella vez iba a ser distinto, no iba a dejar encerradas aquellas mariposas que pedían libertad, no iba a negarle nada al corazón y no iba a tener miedo de amarle. No iba a cometer el error dos veces.

Ante eso Sunday no pudo reprimir la carcajada y solo cuando se recuperó pudo volver a mirar a Thomas aunque tuvo que aguantarse las ganas renovadas de volver a reírse. – No vuelvas a decir “príncipe azul” cualquiera diría que soy una princesita Disney que necesita ser rescatada de la bruja malvada. – Hizo un gesto con las manos mientras daba unos cuantos pasos hacia atrás – No hables de boda. ¡Solo tengo diecinueve años! ¿Acaso tienes ganas de verme casada y rodeada de mocosos? – Aunque lo decía con cierto tono de broma, no significaba que no fuese algo que había pensado ya alguna vez hacía tiempo. Siempre había sido una chica entregada a su familia y no por el hecho de que hubiese sido pequeña. El hecho de tener una madre que lo había dado todo por ella había hecho nacer en ella la necesidad de hacer lo mismo por sus propios hijos en el futuro. – Además no creo que quiera ir tan deprisa, a pesar de todo... – A pesar de los tiempos que corrían, de su edad... Las cosas era mejor tomárselas con calma, ¿no? Ella por su parte se sentía tranquila estando con alguien como Mihjail. Se sentía más segura que con la gente de su edad aunque a ojos de muchas personas pudiera ser una estupidez pensar aquello. Dio unos cuantos pasos más hasta llegar a la caja para que le cobrasen lo que había cogido - ¿Estas? – Le preguntó por encima del hombro mientras pagaba lo suyo y le dedicaba una sonrisa al dependiente – Gracias – Antes de volverse hacía Thomas.

Una vez listos allí podrían salir a tomar el aire.
^^
Thomas Myles
Posted: Jun 27 2011, 04:03 PM


El Zorro / Mago sin historia
Group Icon

Group: Mago
Posts: 15
Member No.: 107
Joined: 27-March 11



Sonreía de nuevo. La verdad es que había sido toda una sorpresa encontrarse con Sunday. Sí, habían mantenido la amistad a través de las cartas, pero nada era como volver a verse de nuevo después de años. Y surgía también, a banda del reto de conquista, la curiosidad de volver a sentir y experimentar situaciones del pasado.
Se rió cuando ésta cogió la bolsa de dulces, y negó con la cabeza.
-¡Oh, Sunday Sunday!... No se te escapa ninguna, ¡y tanto que lo sé! Creo que tanto comer dulces te ha endulzado la sangre, pero me gusta que no hayas perdido tu fuerza a la hora de defender lo que te importa, o al menos tengo la impresión que es así-sonrió, y al decir lo siguiente guiñó el ojo-Ui… ¿Me estás llamando mala influencia? Mm Es que todo lo malo se contagia.

Imitó una sonrisa malvada, y se paseó de nuevo por los estantes. Luego levantó los brazos girándose hacia ella.
-¡Coge todos los dulces que quieras! Moi, yo le invito mademoiselle.-hizo una leve reverencia, algo que no podía evitar o… no quería evitar en su educación superficial, o más bien familiar, de la que él pasaba olímpicamente, pero eso se quedaba en su mente, no los podía mandar a la Merde, ya que básicamente se abastecía de su dinero, del dinero de sus padres siempre y cuando Thomas nunca desvelara su “extraña condición”.
Es decir, ahora mismo estaba haciendo lo que se llamaría algo “taboo” por sus padres: pasear por tierras mágicas y relacionándose con magos y brujas. Pero Thomas lo tenía claro: ese era su destino; que algún día todo el mundo sabría que Thomas Myles era un mago. Y si podía, éste ocultaría su historia y la de su familia enteramente muggle y encima que sentían rechazo por los mágicos.

Lo que era extraño, es que de tanto en tanto, notaba un cierto aire melancólico en la expresión de su rubia amiga. Momentos antes pensaba que sólo era imaginación suya, pero lo volvió a corroborar de nuevo. Pretendió no darle importancia a ojos de ella, pero dentro de su mente pensaba por qué podía ser, ¿y si era porque había problemas entre su pareja y ella? Pero ésta pareció retomar la alegría, aun que cuando Sunday dijo que no quería ir tan deprisa en su relación… ¿se confirmaba lo que había pensado?
-La verdad es que sería gracioso que cada vez que viniera a visitarte, salieran cinco o seis mini Sundays corriendo hacia a mí diciendo “tito Thomas! Tito Thomas! ¿Me has comprado la bici? ¿La casa de muñecas también?”… Y más vale que así fuera porque si no…acabaría en cama amoratado, ¡aprendiendo de su madre Dawson!-soltó unas carcajadas de vuelta a la caja. De camino cogió unas cuantas bolsas más de dulces, no había sitio para modestias de su amiga y cuando llegaron y después de que Sunday pagara, éste sacó la billetera dejando el dinero correspondiente.

-¡Oh! Bien sûr, mademoiselle! Aquí esta-indicó que le cobraran, dejando tres bolsas de dulces y una llena de objetos de broma. Al salir le dio dos bolsas llenas de gominolas a Sunday-Pour vous Dawson!-sonrió-¿Tienes algún planing? Deberías saber que tengo a la mejor (et plus belle) guía turística!
Le guiñó el ojo una vez más mientras mordía una nube de azúcar que acababa de sacar de su bolsa de dulces. Tal y como iban parecía como si fueran directamente a un cumpleaños.
^^
DealsFor.me - The best sales, coupons, and discounts for you

.options    Pages: (2) [1] 2  .locked   .new topic   .new poll   




Hosted for free by zIFBoards* (Terms of Use: Updated 2/10/2010) | Powered by Invision Power Board v1.3 Final © 2003 IPS, Inc.
Page creation time: 0.0488 seconds · Archive

The Autumn Effect skin & sidebar by Saphira of CAUTION 2.0, RPG-D, & RCR !