TALK ON CORNERS
about our
story

El año 2005 sería clave para todo el mundo, tanto muggles como magos. Habíamos luchado durante siglos por que nuestras costumbres, nuestros secretos mejor guardados no salieran a la luz. Por qué aquellos cuyos ojos no veían la realidad, siguieran ciegos y con los ojos vendados ante la realidad de la magia, ante su mera existencia.

Si quieres saber más...
Yo te lo mostraré




















AT
YOUR
SIDE

the admins




¡Feliz 2012!



















OLD
TOWN

Mysteries



#1.¿Cómo murió realmente Jeremy?
#2.El actual paradero de la pluma mágica. ¿La tienen los Brigadistas o sigue permaneciendo en Hogwarts?

Sigue la trama...

Cronología

Invierno
Año 2018

















HE SAID
She said



¡Sigue a estos personajes también!



















LOVE
GIVES

Love takes



¡Afilianos!











Image and video hosting by TinyPic Far Far Away

CREDITS
Sidebar: Dana
Coding Help: RCR

 
zIFBoards - Free Forum Hosting
Enjoy forums? Start your own community for free.


  .add reply   .new topic   .new poll   

 Such a lonely day..., Libre! Como el sol cuando amanece ♪
Jeremy Strange
Posted: Dec 15 2011, 10:21 PM


Víctima de un Masikio Fallöxi
Group Icon

Group: Fantasmas
Posts: 5
Member No.: 128
Joined: 17-November 11



¿Quién dijo que una vez muero ya no se tenían problemas? En cuanto lo descubriera tendría que hablar seriamente con él (o ella) porque desde luego los problemas no se acababan al dejar el mundo de los vivos, sino que le preguntaran a Jeremy. Aunque muchos pudieran pensar que vagar eternamente sería aburrido, matar el tiempo no era lo que abrumaba al joven fantasma ya que se había detenido a hablar con el que antes fue el fantasma representante de su casa, el Fraile Gordo, o con Nick Casi Decapitado sobre su nuevo estado de alma en pena. No, qué hacer con su tiempo no era el inconveniente, el GRAN dilema del muchacho tenía un nombre y ese era: Myrtle la Llorona.

Si ya en Hogwarts era insoportable para la mayoría de alumnos por sus constantes berreos y tergiversaciones para que pareciera que te estabas mofando de ella, cuando se compartía el plano espiritual era muchísimo peor. Jeremy intentaba evitarla pero las veces que se adentraba en la escuela de aquella pequeña comunidad mágica escocesa para comprobar que podía hojear los libros durante un breve lapso de tiempo, era inevitable encontrársela. La chica parecía tener una especie de radar. Y claro, esa tarde no podía ser diferente. No había ni atravesado la pared que ya escuchó su voz estridente llamándolo. Quiso seguir adelante pero se lo pensó mejor y se volvió hacia ella y es que no estaba muy seguro de si ignorarla empeoraría las cosas.

- Ah, hola Myrtle ¿cómo va?

Nada más preguntarle se arrepintió porque sabía que ahora le contaría su vida entera. Que si unos alumnos se habían estado burlando de ella, que si las alumnas se quejaban por estar llorando en el lavabo de chicas, etcétera, etcétera. Él que haría casi un año que era fantasma quizás debería de comprenderla mejor pero Myrtle tampoco es que diera su brazo a torcer.

- Esto… hoy tengo algo de prisa ¿qué tal si me lo sigues contando mañana?

La excusa de que tenía prisa era realmente mala si se tenía en cuenta que de ahora en adelante tenía todo el tiempo del mundo pero no se le ocurrió que otra cosa decirle a la chica sin ofenderla mas dijera lo que dijera se enfadaría así que tanto daba la excusa que le pusiera. Luego de excusarse y despedirse de Myrtle, el muchacho abandonó la escuela sin rumbo alguno ya que sus planes se habían visto frustrados por la aparición de la fantasma.
<<En fin… ¿a dónde voy yo ahora?>>

Le hubiese gustado poder ir a ver a su hermana pero sabía que en aquellos momentos no se encontraría en casa y aparte de eso no tenía nada más que hacer sino deambular de un sitio para otro sin hacer nada. Y eso es lo que hizo, vagar por los alrededores del pueblo sin prestar atención a nada sumido en sus pensamientos hasta que se encontró cerca de la iglesia de Saint Maynard y su cementerio. Miró con cierto recelo el lugar. No le gustaban para nada los camposantos pero en esta ocasión se adentró en él. Observó las lápidas, que no eran muchas, hasta detenerse en una en concreto, la suya.

Como la comunidad mágica de Londres había sido destruida y sus padres se habían refugiado en Valgrange como muchos otros, al parecer decidieron que levantarían una tumba para él en el pueblo escocés a pesar de que no hubiese nada enterrado en ella. A pesar de que ellos lo atravesaban todo, Jeremy no pudo evitar pasar una mano por la losa de piedra notando brevemente el tacto de ésta en la yema de sus dedos etéreos.
^^
Ella Signoret
Posted: Dec 21 2011, 09:17 PM


Empleada del salón de té / Nivel 2


Group: Guests
Posts: 5
Member No.: 129
Joined: 22-November 11



Aquel suspiro duró varios segundos, cualquiera que lo hubiese oído podía adivinar que estaba cansada. Hacía varios días que no había descansado lo suficiente y aquello le estaba empezando a pasar factura, pero es que no tenía más remedio que trabajar y más en esa época que se les acumulaba el trabajo. Era un sinfín de tazas de té y demás enseres sobre las bandejas yendo y viniendo de un lado para otro, más estrés que se acumulaba.

Se pasó una mano por la frente quitándose el sudor y sacó una pequeña libreta de uno de los bolsillos del delantal que llevaba puesto, salió detrás de la barra y se acercó hasta varias mesas en las cuales se habían sentado nuevos clientes. Les tomó sus pedidos y después volvió de nuevo hasta encontrarse detras del mostrador, dedicándole una fugaz mirada a su madre. La Señora Signoret le devolvió la mirada y le hizo un gesto para que se acercara hasta donde ella estaba.

- Has echo un buen trabajo así que te mereces descansar. ¡Cámbiate, puedes irte donde quieras!- Le dijo su madre mientras le cogía la libreta donde estaban apuntados los pedidos. Se quitó el delantal y le dio un tierno beso en la mejilla acompañado de un cariñoso abrazo a su madre. Lo necesitaba, necesitaba salir y despejarse, alejarse de aquel terrible panorama en época navideña. - ¡Juuud!- Elevó Stephany un poco la voz antes de que Ella saliera por la puerta.- ¡Ten cuidado y cualquier cosa mandas un Patronus!- Le asintió con un leve gesto de cabeza y se despidió. Odiaba que la llamara por su primer nombre, pero era su madre y estaba claro que la llamaría como se le antojara.

"Relax, relax, relax..." Pensaba mientras que abría la puerta de su casa y subía hasta la primera planta para darse una ducha. Le agradaba la idea de que su madre le hubiese dado la tarde (o lo que quedaba de ella) libre, así podía pasear o visitar a su familia o hacer lo que en ese momento quisiera y le apeteciera. Cuando terminó de darse la ducha, cogió rápidamente algo de comer, su estómago le estaba empezando a avisar de que no había comido nada en todo el día. Se rió para sí misma mientras cerraba la puerta y se encaminaba hasta la parte de atrás de su casa. Abrió la puerta del cobertizo y sacó su escoba, estaba claro que no podía seguir dando un paso más con lo cansada que estaba, así que había optado por coger el camino más fácil. Se subió a ella poniendo una ruta, una de sus favoritas: el bosque, la iglesia y sus alrededores.

Dejó su escoba escondida entre unos matorrales y se paseó por aquel sitio, disfrutando a cada paso que daba. Le gustaba la naturaleza, pegaba tanto con ella. Era como si fueran uña y carne y todo por lo que ella era.

Sus largas piernas aunque sus pequeños pasos, la llevaron hasta el cementerio que estaba cerca de la iglesia. Contempló aquel sitio religioso mientras que seguía andando sin pararse en ningún momento. Pero no pasó mucho tiempo cuando Ella había modificado algo de su persona, pasó de tener sus pequeñas y delicadas manos a tener dos patas con las garras incluidas. Aparte de cambiar sus extremidades, su cuerpo enteró cambió incluyendo de los pies a la cabeza. Ahora tenía el aspecto de una gata persa de color blanco. Maulló como señal de aprobación ante aquel cambio y se adentró hacía el cementerio, pasando entre las tumbas meneando la cola.

Pero se quedó parada contemplando algo o más bien alguien aunque por lo que veían sus ojos (ahora gatunos), era un no-vivo. Se quedó parada, sentada apoyada sobre sus cuartos traseros. Maulló de nuevo para llamar la atención de él.
^^
Allie Jones
Posted: Dec 26 2011, 10:51 PM


Candy Girl / Trabajadora social de Siochána / Nivel 2
Group Icon

Group: Metamorfomago
Posts: 24
Member No.: 7
Joined: 2-August 10



Me habían dado la tarde libre y extrañamente no se me ocurría como gastarla. Posiblemente debido a que normalmente tenía planeados mis días enteros desde incluso antes de levantarme y que de repente me diesen la tarde libre como que de algún modo desbarataba mis planes para aquel día. Por eso mismo en el preciso instante en que pisé nuestra casa sentí que iba a ser una tarde bastante larga. Demasiado larga quizá.

Mis ojos verdosos estaban fijos en el techo y aunque pensé que podría pasarme a saludar a tía Tamara acto seguido quité aquella idea de mi cabeza, ahora estaba muy ocupada con las gemelas como para que fuese yo solo porque tenía una tarde larga por delante para molestarla... Aunque pensándolo bien, quizá incluso podría ayudarla. Lo volví a pensar detenidamente mientras ahora mis ojos miraban a través de la ventana y al final decidí que mejor me buscaba la vida de otra manera.

O mejor dicho: el entretenimiento.

Aparté un mechón de pelo rubio de delante de mis ojos antes de levantarme y decidir salir de casa, así sin más. Yo que siempre lo planeaba todo, ahora iba a hacer algo realmente impulsivo, salir de casa sin tener ningún destino fijado de antemano en la cabeza. ¿Y es qué a dónde podía ir una tarde de invierno a aquellas horas? Probablemente todo el mundo estuviese ocupado con sus quehaceres. Odiaba desear días o momentos libres y luego no saber en qué gastar ese tiempo, aunque no creía que fuese a la única persona a la que le pasara.

Al final sin saber realmente cómo ni por qué acabe cerca de la iglesia de Saint Maynard donde distinguí a una figura que me llenó de curiosidad, por lo que decidí acercarme hasta el cementerio encontrándome con que en realidad había un gato y la otra figura... ¡La segunda era translúcida! ¡Un fantasma! Lo mire anonadada durante unos segundos mientras me acercaba más hasta que le reconocí. Incluso me pregunté donde narices había ido a parar la otra figura. ¡Era imposible que se hubiese evaporado en el aire! O peor... ¡Que hubiese sido Jeremy y hubiese caído fulminado delante de mis narices! Temblé mirando de reojo al gato antes de volver a mirar al fantasma.

- ¡¿Jeremy Strange?! – No pude evitar decir alzando quizá el tono de mi voz más de lo que debería. La última vez que le había visto seguía con vida. Iba a la misma casa que yo en Hogwarts, pero unos cursos por debajo, en ese momento no recordaba si uno o dos. Si no iba mal encaminada era de la edad de Caroline – ¿Qué te ha pasado? – Además de lo obvio claro... – No sabía que...

El ser de la misma casa había hecho que aunque no una relación de aquellas estrechas o de amistad, Jeremy y yo habíamos sido conocidos y las veces que habíamos hablado habíamos congeniado bastante lo que conseguía que en ese momento me sintiera aún más sorprendida. ¿Cómo era posible que no me hubiese enterado de lo que le había pasado? ¿Se habrían enterado mis padres? ¿Alguno de mis hermanos? ¿Algún familiar? ¿Alguien de Valgrange? Porque una cosa era cierta, en los tiempos que corrían, cuando un mago o bruja moría la noticia se extendía como la pólvora.

De Jeremy Strange no había oído absolutamente nada.
^^
Jeremy Strange
Posted: Dec 27 2011, 11:09 PM


Víctima de un Masikio Fallöxi
Group Icon

Group: Fantasmas
Posts: 5
Member No.: 128
Joined: 17-November 11



Tras acariciar la losa de piedra en la cual estaba escrito su nombre y un pequeño epitafio dejó escapar un suspiro, algo que hacía inconscientemente porque él ya no respiraba por lo que no tenía necesidad de suspirar. Él suponía que se debía a que era algo tan automático cuando se estaba vivo que todavía no había perdido la costumbre de hacerlo. Contempló por última vez el lugar donde se suponía que estaban sus resto antes de escuchar un maullido no muy lejos de donde estaba.

El fantasma buscó con la mirada al minino que había emitido el maullido y al verlo esbozó una sonrisa. El animal estaba sentado elegantemente entre dos de las tumbas del cementerio con sus ojos azules clavados en él. Jeremy se acercó lentamente al gato para no asustarlo y se agachó a escasos metros del persa y aunque en un principio fue a alargar el brazo para hacer como que lo acariciaba se lo pensó mejor y se limitó a observarlo ya que no estaba muy seguro de que al animal le fuese a gustar la sensación de frío que experimentaría si entraba en contacto con su mano translúcida.

- Vaya ojazos… - murmuró. Ahora que los miraba más detenidamente se le hacían un tanto familiares, lo cual era imposible porque ninguna persona tenía ojos gatunos – Disculpa que no te dé mimos pero como verás yo no es que sea muy corpóreo – añadió el muchacho hablándole al gato.

El muchacho ignoraba si el animal podía entenderle o no pero tampoco es que le diera demasiada importancia. Cuando estaba vivo siempre contaba cosas a sus mascotas como si de personas se trataran ¿extraño? Tal vez, pero ellos seguramente le hicieron mucho más caso que sus compañeros de aquel entonces.

Jeremy volvió a erguirse pero sin dejar de mirar al animal. El largo pelaje lo tenía muy limpio y brillante con lo que no podía ser un gato callejero y por consiguiente se preguntó de quién sería y qué hacía allí en medio. En la iglesia de Saint Maynard no es que hubiese mucha cosa y menos todavía en su cementerio aunque tal vez para el animal sí había algo que le interesase del lugar y él lo ignorase.

¡¿Jeremy Strange?! Al oír aquella voz sorprendida Jeremy giró la cabeza para encontrarse con una antigua compañera de Hufflepuff. El fantasma sonrió al verla y se hubiese acercado a abrazarla o algo de no ser por su actual estado y es que pese a que la rubia no fuese amiga suya sí que había sido una buena compañera allí en Hogwarts y le alegraba verla de nuevo después de tanto tiempo.

- ¡Allison! Qué alegría verte aunque… supongo que en otras circunstancias me habría alegrado mucho más -

Al fantasma no le extrañó que la joven no supiese nada sobre su fallecimiento porque, ¿a quién le importaba? El había estado más que acostumbrado a que nadie se fijara demasiado en él en vida y ahora que estaba muerto tampoco es que necesitara que le reconocieran. Sin embargo, eso no quería decir que no se sintiera mal por ello.

- Pues como puedes ver dejé de formar parte del mundo de los vivos – respondió de forma resuelta aunque cambiando ligeramente la expresión de su rostro – ¿Quieres la versión larga o la corta? Mejor la corta ¿verdad? No quiero aburrirte – Y así, sin dejar que la muchacha respondiera el joven comenzó a relatarle lo más breve posible lo sucedido – Verás, la noche que la comunidad mágica de Londres fue atacada por los brigadistas mi madre y yo estábamos entre los magos y brujas prisioneros. Luego de unos días de estar presos me separaron del resto y me llevaron a otro lugar donde no sé que me hicieron exactamente porque algunas cosas las tengo bastante difusas pero bueno, la cuestión es que cuando abrí los ojos estaba en un lugar extraño donde no había absolutamente nada ni nadie. Creo que era algo así como el Limbo, ni idea. Luego de eso regresé pero no como yo me esperaba - El chico le dejó algo de tiempo a Allison para que asimilara lo que le había contado – Y esa es la historia de mi muerte. Pero, ¿por qué no hablamos de algo más alegre? Cuéntame, ¿cómo te han ido las cosas a ti? Aunque ya veo que mucho mejor que a mí – añadió con una media sonrisa.
^^
Ella Signoret
Posted: Jan 28 2012, 07:09 PM


Empleada del salón de té / Nivel 2


Group: Guests
Posts: 5
Member No.: 129
Joined: 22-November 11



Maulló de nuevo cuando el fantasma se acercó hasta donde la gata se encontraba y a la misma vez que eso pasaba, Ella meneaba la cola. Le hacía sentirse feliz cuando la gente la trataba amablemente cuando estaba en su forma gatuna, la verdad es que no cambiaba por nada aquella bonita sensación.

Se puso a cuatro patas ya que cuando llevaba un tiempo se cansaba de estar sobre dos de ellas y caminó hasta estar al lado de él. Se paseó entre las piernas del fantasma como señal de que quería que la acariciase, aunque al primer contacto con el cuerpo de él no le dió una buena sensación como Ella esperaba, pero tampoco no es que fuera del todo desagradable. Así que siguió paseándose entre las piernas del muchacho, llegando incluso a darle varias veces con una de sus patas delanteras para que éste le hiciera caso.

No quitó en ningún momento sus grandes ojos azulados de él y volvió a maullar varias veces, haciéndole ver al muchacho que lo entendía perfectamente. Se sobresaltó al escuchar otra voz distinta de la de el fantasma, pegándo un bote al asustarse. No esperaba que hubiera más gente en el lugar ya que ella sólo lo había visto a él cuando llegó al camposanto.

Se giró para ver de quién se trataba y se bufó al mismo tiempo que veía que la rubia se acercaba a ellos. Aquella mirada que le había echado la nueva visitante, no le había gustado para nada a Ella y sino llega a ser porque estaba en su forma gatuna, también le habría dedicado la misma mirada. No le daba para nada buenas vibraciones. aunque no se podía explicar el por qué pensaba así, ya que Ella no la conocía. Simplemente a primera vista no le había caído bien.

Posó su mirada en la chica de cabellos rubios y en una de las veces que la pilló desprevenida y el muchacho estaba mirando para otro lado, se abalanzó sobre la rubia y acabó posandose sobre su cabeza. Iniciando así una pequeña lucha entre ambas, por una parte Ella que quería propinarle un arañazo y por la otra, la rubia que intentaba quitársela de encima. La amiga del fantasma pudo salirse con la suya de quitarse a la persa de encima, pero no sin antes haberse llevado un buen arañazo por parte de la gata. ¡No se iba a librar tan fácilmente!

Cuando por fin se había librado de la gata, Ella huyó de la vista de ellos, saliendo corriendo detrás de unos arbustos. Cuando comprobó que ninguno la había seguido, se transformó volviendo a su forma humana y hizo aparecer un jarrón vació con ayuda de su varita. Guardó la varita y se dirigió a una de las tumbas cerca de donde ellos estaban y al cabo de unos segundos, se acercó de nuevo a ellos con la excusa del jarrón.

- Hola..Ehm..perdonar pero es que me dejé olvidada la varita en casa y no puedo hacer aparecer unas bonitas flores para ponerselas a un familiar, sólo tengo este jarrón vacío.- Les dijo con una leve sonrisa que estaba dibujada en su rostro.- No os importará hacerme el favor, ¿verdad?- Algo tenía que decir como excusa, no podía salir sin más porque sería sospechoso.
^^
Allie Jones
Posted: Feb 19 2012, 08:07 PM


Candy Girl / Trabajadora social de Siochána / Nivel 2
Group Icon

Group: Metamorfomago
Posts: 24
Member No.: 7
Joined: 2-August 10



Allison. Estando rodeada la mayor parte del tiempo por gente que me llamaba Allie, se me hacía raro que me llamaran por el nombre completo – Sí, eso veo... Lo siento. – Añadí. Ya debía de ser bastante malo morir como para encima quedarse por el mundo como un fantasma. Creía recordar que aquello le pasaba a la gente que temía a la muerte o no la aceptaba, así que casi de inmediato me dije a mí misma que no tenía porque tener miedo a aquello. Era algo natural, ¿no? – Me da igual, no creo que vayas a... – Aburrirme iba a añadir pero antes de que pudiera decir algo más Jeremy empezó a contarme lo que le había pasado.

Me sorprendió su historia, pues no recordaba que ninguno de los rehenes hubiese acabado en manos de los Brigadistas. Creía que todos habían sido salvados. Claro, que siempre existía la posibilidad de que hubiera habido dos grupos y Jeremy hubiese estado en el más desafortunado de los dos. Sí, debía de ser eso.

- ¿Y tus padres? ¿Ellos están bien o...? – También están muertos. Era obvio como terminaba aquella pregunta, ¿no? Pensé que hubiese sido una verdadera tragedia que sus padres hubiesen perdido a un hijo, aunque lo hubiese sido de la misma manera si todos hubieran muerto. Arrugué ligeramente la nariz al percatarme de que aquel era un tema bastante peliagudo y porque no, ambiguo. – ¿A mí? Sí... he tenido suerte, por ahora – Por ahora, porque era consciente de que estábamos en constante peligro, sobretodo cuando íbamos a ver al abuelo Isaac a Londres y es que ni nuestra abuela Love le había convencido de venirse a Valgrange con nosotros. Yo consideraba que era igual de peligroso para él que para nosotros. ¡Era familiar de magos! – Trabajo en el Orfanato de aquí de Valgrange ayudando a los niños... A veces no entiendo como algunos padres pueden rechazarles solo por ser magos – Era algo que aún no me había entrado en la cabeza. Posiblemente nunca llegase a entenderlo. Seguían siendo sus hijos, ¿no? ¿Cómo se podía rechazar de aquella manera a alguien de tu propia sangre?

Mi mirada volvió a ponerse en el gato durante unos segundos, tenía la sensación de que aquellos ojos azulados me estaban vigilando, acechando, pero posiblemente solo fueran paranoias mías. Si nunca antes había pensado que el diablo podía poseer a las personas y a los animales, aquel fue el momento en que ese pensamiento se coló en mi cabeza por primera vez y es que cuando sentí al gato literalmente sobre mi cabeza supe que eso no era ni de lejos normal.

Por supuesto que intente quitármelo de encima y aunque al final lo logre, eso no me salvo de un arañazo. Me lleve la mano al lugar que escocía mientras mis ojos verdes fulminaban a aquel animal que salía huyendo. Otra persona habría maldecido a aquel animal del diablo en voz alta, pero yo no. Era la única en casa que nunca había soltado ningún insulto o improperio y crecer con un tío como Zeus que maldecía cada diez segundos (una pequeña exageración mía) había convertido aquello en mí, en una especie de milagro.

Me concentré en aquel arañazo que había recibido y al poco note que la piel “falsa” lo había cubierto. Sonreí a Jeremy mirándome la mano que tenía leves rastros de sangre (después de todo no había sido un arañazo exagerado) y antes de poder decir nada una chica apareció de repente con un jarrón en la mano, pero lo que me choco no fue eso.

Entrecerré los ojos ligeramente con desconfianza mientras la observaba y es que aquellos ojos azules eran idénticos a los de la gata aquella... Sí, otra de las ventajas de tener un familiar animago es que sabía que todos tenían rasgos comunes con sus formas humano y si en algo no creía era en las coincidencias.

- No por supuesto que no – Respondí agitando la varita sin demasiado esmero ni ganas. Una cosa era ser buena la otra era ser tonta – Pero yo que tú no me dejaría la varita en casa, nunca sabes con lo que te puedes encontrar... – Ni siquiera sonreí. No estaba en mi personalidad ser de aquel tipo de personas que sonríen y luego te dan la puñalada, pero tampoco el exponerla así sin más, porque estaba cien por cien segura de que esos ojos azulados eran los mismos. Idénticos. – No te había visto nunca por Valgrange... – Y eso que era un sitio pequeño y en el que todos nos conocíamos.
^^
DealsFor.me - The best sales, coupons, and discounts for you

.options     .add reply   .new topic   .new poll   




Hosted for free by zIFBoards* (Terms of Use: Updated 2/10/2010) | Powered by Invision Power Board v1.3 Final © 2003 IPS, Inc.
Page creation time: 0.3310 seconds · Archive

The Autumn Effect skin & sidebar by Saphira of CAUTION 2.0, RPG-D, & RCR !