Printable Version of Topic
Click here to view this topic in its original format
Comunidad Mágica: Le Valgrange > Otras zonas de Inglaterra > Malvenida.


Posted by: Mihjail Vasiliev Sep 18 2011, 09:44 PM
Mihjail se sentó cómodamente en uno de las dos únicas sillas que había en toda la estancia. Él mismo se había encargado de eliminar todo aquello que ella pudiera usar como arma, incluida las cucharillas de café (a saber que podían hacer los muggles con eso). Aunque claro, si conseguía dejarlo KO ¿quién la iba a sacar de allí? Solo había que mirar por la ventana para darse cuenta que aquel lugar estaba bastante lejos de Inglaterra pues fuer de aquella cabaña se desataba una increíble ventisca.

Desde la distancia, abrió la maleta con la varita.- Puedes salir. No te haré nada. Lo prometo.

Espero todo lo que hizo falta hasta que la muchacha por fin subió la escalera de mano que llevaba desde el compartimento secreto de la maleta hasta la superficie.

El ruso la miró fijamente, clavando en ella sus ojos azules, e intentando mostrar una sonrisa amable (que se quedo en una mueca tosca y rígida) le señaló con la mano la silla frente a él. - Por favor. - Añadió con voz grave como si se sintiera obligado a parecer agradable y simpático.

Posted by: Phoebe Moore Sep 20 2011, 10:56 PM
Cuando abrió los ojos lo único que pudo vislumbrar fue una absoluta oscuridad. No había ningún resquicio de luz donde quiera que estuviese porque eso tampoco lo sabía y como no veía nada tampoco podía adivinarlo sin más. Lo que sí sabía era que estaba bajo custodia de los magos y que eso no era nada bueno. También sabía que el brujo que la había raptado había hecho explotar la gárgola que daba paso al despacho del director, si no recordaba mal y que Richard estaba dentro. ¿Qué sería de Richard? ¿Estaría bien o por el contrario estaba muerto? No. Su hermano no podía estar muerto, se negaba a creerlo.

No supo cuánto tiempo estuvo allí encerrada ¿Unas horas? ¿Un día? ¿Dos? Ni idea, pero todo ese tiempo lo pasó encogida en un rincón sollozando o dando cabezadas. ¿Cuánto tiempo la iban a tener allí a oscuras? Entonces, como si le hubiesen leído la mente oyó un ruido y luego apareció una luz; una luz que alumbraba desde arriba y que le dejó ver que había una escalera de mano. También oyó una voz. Era la voz del tipo que la había secuestrado no le cabía duda pese a que solo lo había oído hablar un poco la vez que se la llevó. ¿Y decía que no le iba a hacer nada? Ya claro. Si quería que saliera tendría que ser él el que la arrastrara por las escaleras porque no pensaba salir por lo que se abrazó aún más a las piernas y permaneció en aquella posición durante varios minutos.

Sin embargo, nadie bajaba a por ella lo cual era extraño. ¿Y si…? No, no era posible que se hubiesen marchado dejando la puerta abierta de donde fuera que estuviese. Sería muy estúpido por su parte. Aún así, Phoebe se armó de valor y comenzó a subir los escalones de uno en uno esperando encontrarse con una horda de magos en el exterior mas cuando hubo salido se encontró con que solo estaba el hombre que la raptó y que la habitación donde se encontraban estaba totalmente vacía a excepción de dos sillas.

La muchacha ignoró el gesto del mago y contempló la estancia en busca de algo que utilizar para amenazarle pero no había nada. También se dio cuenta de que acababa de salir de una maleta. ¡La había encerrado en una maleta!

- ¿A dónde me has traído? ¿Dónde estamos? – bramó.

Lo miró desafiante esperando que de un momento a otro aparecieran más personas como él. ¿Por qué estaba él solo? Y, ¿qué pretendía hacer con ella? Mientras le daba vueltas a aquellas cuestiones y sin darle la espalda al mago la muchacha siguió examinando la habitación en busca de algo. Entonces se acordó de algo. Llevaba el móvil con ella, en el bolsillo de su pantalón. ¡Ajá!

- Si haces algo o das un paso en falso solo tendré que apretar un botón para que esto explote haciendo que ambos volemos por los aires – dijo muy segura de sí misma enseñándole su teléfono móvil. Que ella supiera los magos no usaban de eso, ¿qué iba a saber él lo que podía o no hacer con aquel aparato? – Y por supuesto, ni se te ocurra alzar la varita -

Sin apartar la vista del brujo y sin dejar de sostener su móvil, la joven se fue acercando poco a poco hasta la puerta con la intención de abrirla y salir corriendo. Sabía que estaban en un lugar apartado que no reconocía y que afuera hacía una gran ventisca pero eso le daba igual, correría y correría como si le fuera la vida en ello. Porque de todos modos, ¿quién le aseguraba que no fueran a matarla? ¿Por qué diablos tuvo que confiar en la bruja pelirroja? ¿Por qué no pudo avisar a su hermano y dejar que la capturaran? Ella mintió a medias a su hermano para que no le hicieran nada y esa maldita bruja había dejado que su compañero la secuestrara. Richard tenía razón, eran todos iguales y no se podía fiar uno de ellos.

Posted by: Mihjail Vasiliev Sep 21 2011, 11:13 PM
Aquello de que tenía un arma que podía hacer saltar todo por los aires pareció sorprender a Mihjail que se inclinó hacia delante sobre la silla, llevándose una mano al bolsillo de la chaqueta en el que llevaba la varita. ¿La había menospreciado? ¿Cómo podía haberse escapado ese detalle? Apretó los dientes con fuerza y frunció el ceño pensando que... Un momento. Su expresión se relajó cuando sonrió despreocupado. - ¿Por qué los muggles pensáis que los magos somos idiotas? - Vale, él hacía poco que tenía constancia de lo que era un móvil y lo que significaba la “cubierta” (pensar que rayos muggles lo atravesaban en todo momento le daba cierta aprensión) pero en aquellas conversaciones tensas lo importante era exagerarlo todo. Su sonrisa se ensanchó un poco más al recordar a Sunday. - Esa ha sido buena, pero no creo que puedas llamar desde aquí. -

Observó por la ventana unos segundos antes de volver su mirada azul hacia Phoebe. - Y la verdad, no sé donde estamos. - Murmuró contestando por fin a las primeras preguntas de la chica. - No tengo llave de la puerta, puedes intentar salir por la ventana y dar una vuelta hasta que se te congelen los dedos de los pies... O... - De detrás suyo, entre su espalda y el respaldo de la silla, Mihjail sacó un periódico. - Puedes sentarte y hacemos juntos el crucigrama o leemos el horóscopo... - Menuda sarta de tonterias, pero debía hacerse el simpático y sabía que si alguien lo conocía un mínimo enseguida vería que se sentía incómodo con aquella actitud forzada. - También podríamos leer lo que cuentan sobre tu amigo Richard. - Ya había hablado con Savannah y la joven le había contado algún que otro detalle, como por ejemplo que la chica que tenía allí con él no formaba parte de la Brigada. Entonces, ¿qué hacia en Hogwarts?

Tras pasar las primeras páginas del periódico, Mihjail levantó de nuevo la mirada hacia Phoebe pareciendo sorprendido al verla. - No te voy a hacer nada. Esta noche estarás en tu casa sin un rasguño. - Aunque de recuerdos no había dicho nada. - Me llamo Mihjail.

Posted by: Phoebe Moore Sep 28 2011, 09:47 PM
La joven sonrió por dentro al comprobar que había engañado al mago puesto que vio que éste se llevaba una mano a uno de los bolsillos de su chaqueta, donde seguramente guardaba su varita mágica, pero ella le advirtió que no lo hiciera y él pareció hacerle caso. ¡Bendito móvil! Pero justo cuando agarró el pomo de la puerta para intentar girarlo (aunque sabía de sobras que estaría cerrada) el mago dijo que desde allí no podría llamar. ¿Llamar? ¿Había dicho llamar? Phoebe lo miró con sorpresa y poco a poco fue bajando la mano que sostenía su teléfono. ¿Por qué? ¿Por qué tenía que saberlo? Por la mente de la muchacha pasaron mil y una blasfemias. La ignorancia de los magos acerca de la tecnología era lo único que podía usar como ventaja y en este caso había sido todo un fracaso. ¿Qué iba a hacer ahora?

- ¿Te estás quedando conmigo? -

¿Qué clase de secuestrador era ese que no sabía dónde estaban (cosa que ella no se creía para nada) y que le decía tantas estupideces? Si se estaba haciendo el simpático la llevaba clara porque Phoebe no tenía un pelo de tonta. El ruso intentaba ganársela para que le dijera qué habían ido a buscar si es que todavía lo desconocía y tal vez saber para qué fin, pero ella se negaba a hablar.

- No voy a decirte nada. Ni a ti, ni a nadie -

Bueno quizás no debió de decir eso, quién sabía si la torturaría para sonsacarle las cosas. Ella no era como su hermano, era débil y no duraría ni un minuto en decirle todo lo que sabía, que tampoco era mucho, con tal de que cesara el dolor. Mientras pensaba en ello el mago mencionó a Richard, lo cual hizo que todo se detuviera para ella. Ya no oía el ruido de la ventisca, ni el roce del pasar las páginas del periódico, lo único que oía era su corazón acelerado. ¿Qué pasaba con su hermano?

- Qué le has hecho

La joven intentó recuperar la compostura y avanzó hacia él con una mezcla entre enfadada y asustada. No le importaba su nombre, ni lo que fuera o no fuera a hacerle, solo le importaba el saber que su hermano estaba bien y que no había muerto en la explosión. Era cierto que su hermano podía llegar a ser algo cruel con los magos pero nunca le desearía la muerte porque después de todo era su hermano y le quería. Además, ellos tampoco eran unos santos.

- ¡QUÉ LE HAS HECHO A MI HERMANO! – gritó abalanzándose sobre él sin importarle que él fuese más grande y fuerte que ella y a sabiendas de que cualquier golpe que pudiera tratar de propinarle le causarían míseras cosquillas.

Posted by: Mihjail Vasiliev Oct 4 2011, 09:04 PM
(Disculpa el retraso...)




TIRADA: fuerza contra destreza.
Phoebe: Roll(1d20)+2: 7,+2 → Total:9
Mihjail: Roll(1d20)+5: 12,+5 → Total:17


Phoebe se abalanza sobre Mihjail con los puños por delante y aunque la joven lo intenta, el ruso es mucho más rápido que ella, consiguiendo desviar su ataque y empujándola contra el suelo.

---

Además, no va a dejar pasar la oportunidad y se sienta a horcajadas sobre el abdomen de la joven, forcejeando de nuevo con ella. - ¡Está vivo! - Sí, aquel inútil seguía vivo y lo peor de todo es que seguramente había conseguido la Pluma. - Se le desplomó parte del techo encima pero tiene suerte el cabrón. -Cabrón, eso es lo que era, por no decir un grandísimo hijo de... Ya había comprobado que la venganza no arreglaba nada pero aquello se había convertido en algo personal para él. - Leelo en el periódico si no me crees. - Por fin se levantó y como si no hubiera sucedido nada se volvió a sentar, esta vez en la otra silla. - ¡Y ahora siéntate de una vez por todas! Por las buenas o por las malas... - No quería haber llegado a aquello pero desenfundó la varita y con ella le señaló otra vez el asiento enfrente suyo.

Por ahora solo podía sacar una cosa positiva de todo aquello: las piezas habían encajado, definitivamente.

- Sé muchas cosas sobre ti, Phoebe. Y lo peor es que también sé cosas sobre tu familia y tus amigos. ¿Hace mucho que no ves a alguno? Quizá a una chica rubia de ojos claros con nombre extraño... ¿Sois muy amigas? ¿La echas mucho de menos? ¿Has hablado con ella después de la noche que rescatamos a Wendolyn Dawson? - Por supuesto que habrían hablado pero aquello solamente lo había dicho por una razón: le estaba enseñando que tenía información privilegiada y que sabía como usarla. ¡Y tan privilegiada! - ¿Quieres hablar con ella ahora? - Una fina sonrisa apareció espontaneamente en su rostro, al principio divertida y cuando fue consciente de ella, intentó tornarla algo más oscura. Esperaba tener por fin y atención. - ¿Qué sabes de lo que robó tu hermano de Hogwarts?

Posted by: Phoebe Moore Oct 12 2011, 07:06 PM
Como había supuesto la joven no logró hacerle nada al mago puesto que él era más rápido que ella pero le sorprendió que no usara su magia contra ella y simplemente la empujara contra el suelo. La joven quiso ponerse en pie a pesar del golpe pero el ruso se sentó sobre su abdomen impidiéndoselo y retorcerse para que la dejara ir sería inútil así que permaneció inmóvil mirándole con odio. Sin embargo, cuando le oyó decir que su hermano estaba vivo su expresión cambió durante una milésima de segundo a una de gran alivio.

Si Richard estaba vivo y sabía que la tenían los magos haría lo que fuera por ir a buscarla ¿no? Porque a pesar de que el mago le había dicho que la dejaría ir sin ningún rasguño Phoebe no le creía en absoluto, ¿para qué iba a hacer eso? No. Estaba segura de que era para ganarse su confianza.

En cuanto el mago se levantó de encima suya, Phoebe se irguió quedándose sentada unos segundos para observar los pasos del hombre, el cual volvió a tomar asiento y la obligaba a hacer lo mismo. Pese a que había sacado la varita y la apuntaba con ella, la joven no se dio ninguna prisa en sentarse sin importarle si el mago se exasperaba más de lo que estaba.

- ¿Cosas sobre mí? -

¿Qué cosas? ¿La habían estado vigilando? ¡Menuda estupidez! Si era una chica de lo más normal, ¿por qué iban a fijarse en ella? Nunca había hecho nada que llamase demasiado la atención, ni se había metido en líos por estar a favor o en contra de la magia.
Apretó la mandíbula cuando mencionó a su familia y amigos, ¿qué pintaban ellos en esto? ¿Le habrían hecho algo a alguno de ellos?

Este último temor se hizo mayor cuando Mihjail preguntó si hacía tiempo que no hablaba con una amiga en concreto, una de nombre raro y ojos claros. Phoebe pensó en dos posibles amigas suyas que entraban dentro de aquella descripción. Con ambas hacía relativamente poco que había hablado pero ahora que lo pensaba Sunday andaba algo perdida, más que de costumbre.

- ¿Dónde está? ¿Qué le has hecho capullo? – comenzó a gritar nuevamente – No te diré nada hasta que la traigas y vea que está bien – No es que estuviera en condiciones de negociar pero él desconocía si ella sabía algo o no acerca de lo robado (¿Por qué todos creían que ella sabía algo?) y si tenía interés en saberlo, traería a su amiga.

Posted by: Mihjail Vasiliev Oct 14 2011, 04:09 PM

¡Aquello ya era increíble! ¿Pero qué se pensaba? Una forzada sonrisa apareció en su rostro, tan forzada que incluso le daba un toque oscuro. - Claro, ahora voy y te traigo a tu amiga. ¿Quieres algo más? ¿Unos gofres para desayunar? ¿Champán quizá? El caviar se nos ha terminado. - Su voz cambió entonces y la levantó todo lo que le fue posible, buscando intimidarla. - ¿Te crees que estás en posición de negociar, niñata? Estoy siendo amable, pero no soy estúpido. - Se llevó dos dedos a la sien dandose unos toques, después con un movimiento agil sacó del bolsillo de su chaqueta la varita que blandió en el aire unos segundos queriendo mostrarla en todo su esplendor a los ojos de la muchacha. Él tenía el poder.

Apoyó el codo en el reposa-brazos de la silla y apuntó al techo, de la varita salió un halo de luz blanca que cuando impactó sobre sus cabezas recorrió cada una de las paredes de la cabaña. El hechizo alarma había surtido efecto, sabría si ella intentaba salir de allí. Con un el ceño fruncido volvió a guardar su varita. - No sé tú pero yo no tengo prisa.

Por supuesto que le había prometido que estaría aquella noche de vuelta en su casa, pero debía de haber comprendido que eso sería si ella colaboraba. No había sido así, no iba a haber trato. Sencillo.

Se levantó lentamente de la silla, la rodeó y se abrochó la chaqueta para hacer algo de tiempo mientras terminaba de hablar. - Espero que disfrutes de tu estancia y que cuando vuelva más tarde hayas recapacitado sobre lo que te he preguntado.
- Si no había nada más que decir, con un chasquido Mihjail desapareció de la habitación dejando a Phoebe sola.



---

Ha sido un post corto y a continuación puedes contestar tú si quieres. Si Phoebe intenta hacer algo, lo roleamos., sino enviame un PM y continuamos cuando Mihjail vuelve más tarde...

Posted by: Mihjail Vasiliev Oct 23 2011, 07:22 PM
Cuando un chasquido anunció la nueva llegada del ruso, el reloj debía de marcar aproximadamente las 4 de la mañana... Pero claro, eso en un lugar como aquel era difícil de pronosticar.

Al instante una alarma comenzó a sonar debido al hechizo pero Mihjail no se paró a desactivarlo, había otras prioridades pues quizá aquella “listilla” había usado todo aquel tiempo que la había dejado sola para prepararle una “bienvenida” en condiciones. Por eso, varita en mano y nada más aparecerse, observó todo a su alrededor en busca de cualquier evidencia, encontrando cierta seguridad al colocar su espalda contra la pared del salón. Aún así intentó que pareciera un movimiento normal como si de verdad tuviera un control total de la situación y fue así como flexionó la rodilla apoyando el pie contra la pared.

La alarma por fin cesó y él se aclaró la garganta. - Buenos días. - Llamó aún sin conseguir ver a la joven por ningún lado. - Espero que hoy estés algo más... Receptiva. - ¿Era él el único allí que quería que aquello acabara pronto?

Posted by: Phoebe Moore Oct 29 2011, 02:41 PM
Ella tampoco tenía ninguna prisa porque, ¿a dónde se suponía que iba a ir? Permaneció sentada y en silencio sin apartar la vista del mago hasta que éste desapareció. Una vez que él se hubo marchado se levantó de un salto y comenzó a dar vueltas por la habitación tratando de pensar en algo que pudiera ayudarla en aquella situación, cosa que veía poco probable.

Tomó el móvil entre sus manos. Si por lo menos pudiera llamar a alguien... aunque ¿de qué serviría? No sabía dónde estaba situada la cabaña donde estaba encerrada y ya había mirado por la ventana para ver si reconocía alguna cosa pero como había supuesto, estaba en mitad de la nada. Phoebe miró las rayitas que indicaban el nivel de cobertura. No había ninguna. Caminó por toda la habitación fijándose en si la imagen variaba aún sabiendo que era inútil.

Tras comprobar que en ningún punto de la estancia había cobertura se fijó en las paredes. Las había estando evitando desde que viese al mago lanzar algún tipo de magia que era totalmente desconocida para ella. Él no le advirtió sobre lo que le había hecho a la habitación y la joven tampoco era tan estúpida como para ir hacia ellas y tocarlas. El mago podría haber electrificado las cuatro paredes ¿y si recibía una descarga al entrar en contacto con ellas? Más le valía prevenir que curar.

- ¿Y si…? -

La muchacha examinó la habitación para recordar que tan sólo había dos sillas. Frunció el ceño al ver que eran de madera. ¿Cómo iba a comprobar su teoría si estaban hechas de madera? Desvió la mirada hacia el móvil que seguía llevando en la mano.

- Bueno, ahora tampoco me estás siendo demasiado útil así que… -

Se aproximó con cautela a una de las paredes y se agachó dejando el móvil sobre el suelo para luego empujarlo hacia la pared y echarse hacia atrás por precaución. Pero no salieron chispas ni el móvil quedó freído. La joven suspiró y se sentó en el suelo contra la pared.

*****

Phoebe se sobresaltó al oír aquellos pitidos incesantes que sonaban como una alarma. Se puso en pie de un salto y agudizó todos sus sentidos. Había alguien más en la habitación, podía sentirlo. Escudriñó con la vista todos los rincones hasta ver la figura de alguien, el mago supuso, que parecía estar examinando también el lugar.

- Tranquilo, no me he ido a ninguna parte – dijo intentando hacerse oír sobre la alarma que poco después cesó.

¿Buenos días? Sí, muy buenos. Por supuesto. Phoebe lo miró con fingida indiferencia cuando mencionó lo de estar más receptiva. ¿No le había dejado claro que ella no sabía absolutamente nada?

- Ya te lo dije. No sé nada y también se lo dije a tu amiguita la pelirroja. Buscaban algo ¿qué era y para qué? Ni idea. Alto secreto, supongo - ¿Qué no la creía? Problema suyo – ¿Y qué hay de mi amiga? Ah, ¿demasiado escurridiza tal vez? – Tal y como se había imaginado lo de Sunday fue todo pura mentira.

Posted by: Mihjail Vasiliev Nov 8 2011, 11:41 PM
- Toma. - Le dijo lanzando a Phoebe un bulto de papel que se había extraído de uno de los bolsillos de la chaqueta. Dentro de el, había un par de emparedados. - Tranquila, no eres tan importante como para molestarme en haberles añadido algo. - Con eso se refería a alguna poción. Quizá un veritaserum hubiera sido una buena idea pero Mihjail no creía necesitar recurrir a aquella clase de maniobras.

-Mira, esto es así de fácil: me molestas. - Y así era, tenerla a ella allí estaba siendo más una molestia que un punto a su favor. - Te lo diré por última vez y lo más claro que puedo: o cantas lo que sepas, o te usaré para otro tipo de propósito. Seguro que tu hermano y sus amigos están desesperados por recuperarte, ¿no? Unos meses aquí mientras negocio con ellos parece bastante probable.

Mihjail podía ser estoico la mayoría del tiempo pero fue inevitable que una sonrisa aflorará a sus labios cuando la joven le preguntó si su amiga era demasiado escurridiza. - No lo sabes tú bien... - Comentó con tono de broma maliciosa antes de volver a recuperar la compostura. - Tampoco se ha tomado demasiado bien la noticia de que estás aquí. Ella también me ha exigido verte. - Y así era, al principio la reacción de Sunday había sido bastante rabiosa, el típico ataque infantil de una cría de 19 años. Pero el ruso ya sabía que hacer en aquellas situaciones y que momentos como aquel eran solo temporales y transitorios, al final la madurez volvía a abrirse paso. - Las dos tendréis que fiaros de mi palabra.

Respiró hondo y volvió a tomar la misma posición que el día anterior, sentándose en una de las sillas y cruzando las piernas. De nuevo su inquisitiva mirada azul estaba puesta en Phoebe.

Mi amiga pelirroja, como tú la llamas, es hija de Mills O'Hara. - No hacía falta más explicaciones, el apellido O'Hara (como el Vasiliev) había pasado a la historia. - Tiene hermanos pequeños que seguro saldrán en la lista de la Pluma. ¿Sabes lo que es? ¿Tienes idea de lo que puede suceder?

Posted by: Phoebe Moore Nov 15 2011, 09:02 PM
Cazó al vuelo el bulto de papel que le había lanzado el mago y lo desenvolvió con avidez al oler aquel aroma a comida. Hasta ese momento no se había dado cuenta de lo mucho que necesitaba comer y por eso enseguida le dio un bocado a uno de los emparedados. Ni siquiera se detuvo a pensar que la comida pudiese contener algo hasta que él lo mencionó. La joven siguió comiendo mientras el ruso volvía con lo mismo una vez más y hasta que no se terminó uno de esos no le respondió.

- Acabas de decir que no soy tan importante, ¿por qué iban a estar entonces desesperados por recuperarme? -

Sabía que una cosa no tenía que ver con la otra. Que para el mago era una simple humana que no era capaz de hacer levitar los objetos y demás cosas, pero para los suyos era algo más que eso. Vamos, solo faltaría que no la echaran en falta. Pero con tal de molestarle… era lo único que podía hacer.

- Ya, seguro que sí – mentó poniendo los ojos en blanco.

No le creía. Si era cierto que Sunday también estaba encerrada en una cabaña como aquella o en cualquier otro lugar, las habría llevado a una con la otra como le habían pedido ¿no? Es decir, ¿no quería saber todo lo que conocía y no conocía acerca de los planes de los brigadistas y que estaban buscando en Hogwarts? Pues si realmente lo deseara, las habría reunido para comprobar que ambas estaban bien.

¿Mills O’Hara? O’Hara. Ese apellido le sonaba de algo pero de qué no estaba segura. Pensó durante unos minutos intentando asociar ese nombre a alguien. ¡Ah, ahora lo recordaba! Murió en un atentando hacía casi ocho años, ella tenía entonces once. Sus padres hablaron largo y tendido sobre aquello durante las horas de la cena. Pero la joven no sabía por qué le decía eso. ¿Quería que se sintiese mal por algo que ella no había hecho? Lo llevaba claro. No obstante, cuando mencionó la pluma y una lista el ruso captó toda su atención. ¿Es que esa pluma era tan importante? Su hermano no quiso decirle lo que hacía, quizás ni él mismo lo sabía.

- Ahora que lo dices… creo que mencionaron algo acerca de una pluma – dijo llevándose la mano libre a la barbilla en pose pensadora – ¿Qué es lo que puede suceder? ¿Acaso es peligrosa? -

En todo el tiempo que estuvieron en el castillo, la joven pensó que la búsqueda de la pluma era una tontería. ¿Desde cuando una pluma podía suponer un peligro? Cierto que los magos podrían hacer de cualquier objeto algo malo pero, ¿una pluma? Sin embargo, por el tono de voz del mago la muchacha pudo entender que se trataba de algo bastante serio y se preguntó si debió habérselo confiado a la pelirroja en aquel día.

Posted by: Mihjail Vasiliev Nov 27 2011, 09:53 PM
(Disculpa el retraso... ^^'')


Cuando Phoebe cogió el bocadillo, volvió a llamar su atención. - Cogela. - Aquella vez era una botella de agua.

¿Desesperados por recuperarla? Amagó una risotada. - ¿Por qué eres su hermana? Digo yo que los cabrones como tu hermano aún guardan algún tipo de sentimiento hacia su propia sangre, por muy primitivo que sea.

Aunque claro, ¿qué se le había pasado por la cabeza a aquel brigadista para llevar a su hermana a un lugar así? Quizá era más primitivo de lo que se pensaba en un principio. Entonces ella le preguntó por la pluma, como si no tuviera ni idea de lo que estaba hablando. ¿Qué si era peligrosa? Permaneció en silencio unos segundos. - A ver si lo he entendido: no tienes ni idea de nada, ¿no? Estabas allí como podías haber estado en cualquier otro sitio tomándote un café. - De todas las personas que podía haber encontrado en aquel castillo, se había ido a topar con la única que no tenía ni pizca de información ni idea de donde se estaba metiendo. Definitivamente lo sucedido en Hogwarts había sido una mezcla entre una catástrofe y unos cuantos quilos de mala suerte.

Con parsimonia, se levantó de la silla, se quitó la gabardina y la dejó sobre la silla. En silencio se desabrochó los puños de la camisa y se remangó la camisa hacia arriba. - Entonces será mejor que terminemos con esto lo antes posible... - Apoyó las manos sobre el respaldo de la silla mientras sus ojos aguamarina se clavaban de nuevo en Phoebe Moore. - Yo me libro de ti. Tú de mí. Todos felices. - Su voz era seca, sin emoción alguna. - [color=saddlebrown]Termina de comer, no quiero que se te atragante la comida. Vuelvo en cinco minutos.

Y de nuevo volvió a desaparecerse.

En realidad no pasó ni la mitad del tiempo que Mihjail le había dicho, cuando un chasquido anunció su llegada. Pero aquella vez no venía solo. Sunday Dawson permanecía agarrada de su brazo. Permaneció unos segundos en aquella postura, mientras revisaba la estancia con la mirada, aprovechando al mismo tiempo y de forma disimulada para asegurarse de que la aparición no había mareado a la rubia. En cuanto le fue posible, se deshizo del agarre y pegó su espalda contra la pared más próxima. - Nada de tonterías. - Pronunció sin dirigirse a ninguna de las dos en concreto.

Posted by: Sunday Dawson Nov 30 2011, 10:58 PM
Cuando Mihjail volvió a aparecerse en el apartamento, ella estaba sentada en la única silla que tenía frente a la barra con una taza en sus manos. Le dio un último sorbo en aquel momento antes de levantarse y dejarla en la pica. Tal y como le había dicho se había preparado en cuanto se había desaparecido, pero eso no quitaba que para poder aguantar no necesitara un poco de cafeína en su cuerpo.

Con lo poco que le gustaba a ella aparecerse (cosa a la que tendría que acabar acostumbrándose) pero aquella vez no le quedaba otra, así que se agarró al brazo de Mihjail antes de notar aquella horrible sensación de asfixia que sentía durante unos segundos cada vez que usaba la aparición. Había llegado a la conclusión de que aquello ocurría porque no era ella la que se aparecía, porque si ellos mismos tenían aquella sensación... ¡Menudo gusto realizar aquella acción una y otra vez! ¿no? Había cerrado los ojos, como si aquello fuese a evitar tener aquella sensación extraña pero en cuanto sintió sus pies de nuevo sobre el suelo se atrevió a abrirlos, aunque de buenas a primeras no se soltó del brazo de él. Siempre tenía la sensación de que si se soltaba de golpe acabaría en el suelo, como las primeras veces que se cogía un traslador y no sabías “aterrizar”.

“Nada de tonterías”. Sabía perfectamente que aquello no iba por ella, al igual que sabía que todo lo que ahora le contase a Phoebe lo olvidaría cuando Mihjail le lanzará el Obliviate. Sabía que no le iba a pasar nada grave y se fiaba de la capacidad del ruso como para no estropearle la memoria a largo plazo, del mismo modo que sabía lo que se estaban jugando allí, lo que significaba que aquel sortilegio mágico estuviera en manos de los Brigadistas. Se acercó al principio dubitativa pero al final acortó la distancia hasta abrazar a la castaña – Pheebs... Me alegra ver que estás bien – Porque sabía que allí no le iba a pasar nada. Echó un vistazo a Mihjail antes de sentarse en la silla donde estaba su gabardina acercándola ligeramente hasta donde estaba la castaña – Puedes hablar sin miedo, no te va a hacer nada. Es de confianza – ¡Y tanto que lo era! Al menos para ella. Era una de las personas en las que más confiaba y junto a Jacques el que más cosas conocía sobre ella, dejando de lado a su madre – Créeme... – Esbozó una sonrisa al tiempo que se apartaba un mechón de cabello colocándoselo tras una de las orejas.

Realmente Mihjail y ella no habían hablado que era lo que podía decir y que no, pero sabía que él no era partidario de contar nada sobre su madre. Decidió que disfrazaría un poco la verdad – Sé que he estado muchos meses desaparecida... Resulta que bueno..., me enamoré de Mihjail y..., no quise deciros nada hasta estar segura de que era algo serio y todo eso, pero entonces las cosas se aceleraron y tuvo que confesarme que era un mago... – Hasta ahí todo bien. Ahora, ¿por qué no simplemente lo dejó y volvió a su vida normal?.

- Por eso desaparecí todos estos meses. Decidí que mi lugar está con él y que me daba igual si era un mago, la consecuencia es que me tuve que ocultar con él y los demás... – Después de todo había bastante parte de verdad en ello – Lo que dicen los Brigadistas... de que los magos son un peligro – Negó con la cabeza – En todo este tiempo que llevo conviviendo con ellos... Puedo decir que son... como cualquier persona solo que con el añadido de que pueden hacer magia – Sonrió ligeramente – Gentuza y cabrones sin corazón hay en todos lados. Magos o no. No hay distinción... – Y cualquiera con una mente un tanto más abierta que aquellos que huían de los magos podían entenderlo – Me ha dicho que no tienes ni idea de porque Richard quería esa pluma de Hogwarts, ni para qué sirve... – Y ella creía en aquella posibilidad. Richard siempre había destacado por ser bastante reservado en lo que a sus tareas de Brigadista se refería. – Él sí que sabe para qué sirve, ¿no?

Si no, ¿por qué iba a molestarse en ir hasta allí para conseguirla? Todo aquello dejaba de tener sentido. – Necesitamos saber si crees que sabe cuál es su utilidad, aunque no estés cien por cien segura. Es algo que..., puede poner en peligro la vida de muchas personas – Se limitó a decir mientras miraba a su amiga.

Posted by: Phoebe Moore Dec 11 2011, 03:12 PM
La joven le dirigió una mirada de resentimiento cuando dijo aquello de su hermano pero no le respondió porque a saber qué le salía por la boca y no tenía demasiadas ganas de probar algún hechizo del mago a decir verdad. Phoebe se limitó a terminarse el otro emparedado y beber largos tragos de la botella de agua que le había dado.

- ¿Acaso estaba hablando a las paredes? Ya te lo dije y te lo vuelvo a decir, yo no sabía nada, NA-DA -

¿Estaba sordo o qué? Aquella sería la quinta vez que le repetía lo mismo y se estaba hartando de que la ignorara. Si decía que no tenía ni idea es que no la tenía y punto, haber si le entraba de una vez en esa cabeza hueca. La muchacha se cruzó de brazos sin quitarle la vista de encima hasta que dijo las palabras mágicas: Terminemos con esto lo antes posible. ¿Cómo que terminarlo? ¿Qué iba a hacer? Phoebe se puso tensa y se preparó para cualquier cosa que pudiera hacerle pero entonces él dijo que terminara de comer y que volvería en cinco minutos.

- ¿Cómo que en cinco minutos? – preguntó confusa mas el mago desapareció.

¿Por qué iba a esperar cinco minutos? ¿Qué estaba planeando? ¿Acaso planeaba dejarla allí para la eternidad? Empezó a dar vueltas en la habitación sin saber muy bien qué pensar hasta que acabó sentándose en el suelo (a pesar de las sillas) a esperar. A cada poco rato miraba la pantalla de su teléfono móvil esperando que pasaran los minutos y cuando ya pasó el tiempo que dijo el hombre, a los pocos segundos volvió a aparecer pero esta vez no venía solo.

- ¿Sunday? -

La muchacha se levantó de un salto y empezó a acercarse a la joven para abrazarla cuando su amiga hizo lo mismo. Luego se separó y la miró para comprobar que estaba bien y que no le habían hecho nada y volvió a abrazarla.

- Creí que… creí que era mentira que te tenía a ti también -

Realmente había pensado que tan sólo lo dijo para engañarla y tratar que contara algo sobre Hogwarts y la pluma que estaba buscando su hermano y el resto de brigadistas. ¿Cómo la habían cogido a ella? Estaba a punto de preguntárselo cuando Sunday dijo aquellas palabras que la paralizaron.

<<¿Cómo que es de confianza? ¿De qué está hablando?>>

Phoebe miró a Sunday, al mago y nuevamente a Sunday. Se apartó de su amiga asustada. ¿Qué estaba pasando? Era posible que… ¿Sunday estaba con ellos? Eso no podía ser cierto, Sunday era una chica normal, era su amiga y nunca, jamás le hubiese hecho eso. No obstante, ¿y si se equivocaba? Siempre había llevado mucho secretismo con su madre y nunca se la había presentado. Las veces que le decía de ir a visitarla Sunday le ponía excusas.

- ¿Mihjail? ¿Quién es Mihjail? -

Phoebe siguió escuchando a Sunday, la historia que le estaba contando para justificar su desaparición durante meses. ¿Qué se había enamorado de un mago y se había ido con él? Entendía que no quisiera contar nada sobre esa relación a sus amigos porque muchos estaban en contra de la magia pero… ¿tan poco confiaba en ella? ¿Había sido porque Richard era brigadista? Ella nunca había dicho que todos los magos fueran escoria, no era como su familia. Tan amigas que eran y Sunday parecía no saber nada acerca de ella. Sin embargo, no fueron sus mentiras las que la hirieron sino que le preguntara si su hermano sabía para qué servía la pluma.

- ¡Pero tú de qué vas! – gritó enfadada – Me has estado mintiendo todo este tiempo, me han tenido aquí encerrada durante dos días y… ¿sólo te preocupa que mi hermano sepa para qué sirve una mierda pluma? Yo estaba preocupada por ti pensando que este te tenía encerrada al igual que a mí y tú… a ti parece darte igual que hayan secuestrado a una amiga ¿en algún momento hemos sido amigas de verdad? ¿Y qué hay de tu madre? ¿De verdad estaba siempre tan enferma que ni me dejabas conocerla o era otra de tus mentiras? -

Posted by: Sunday Dawson Dec 17 2011, 08:16 PM
Le hizo gracia que la mirase de aquella manera, comprobando que estaba entera y que no le faltaba ninguna extremidad, aunque claro, en la situación de Phoebe, quizá ella hubiese hecho lo mismo. Por no decir que estaba casi segura de que lo habría hecho. Era muy obvio que la muchacha no sabía de su situación por las palabras que decía y casi hizo que una sonrisa aflorara en sus labios, aunque pudo contenerse a tiempo.

La observó mientras se alejaba, reconociendo casi al instante aquella mirada asustadiza y aquel reflejo que se dibujaba en su rostro y por algún motivo llego a pensar que la castaña pensaba que le iba a hacer algo. Como si de repente ella pudiera hacer lo mismo que los demás y con un palo de madera pudiera dejarla fulminada en el suelo.

Sunday puso los ojos en blanco ante aquella pregunta, volviendo la mirada para buscar los ojos de Mihjail – Él... Él es Mihjail – Respondió cuando volvió a poner la mirada en su amiga – Creía que te lo había dicho – Al menos eso le había dicho él, aunque para el caso era posible que Phoebe se hubiese olvidado. Volvió a mirar unos segundos a Mihjail antes de que después de lo que había dicho, Phoebe contestará de aquella forma tan brusca. Sonaba tan enfadada que los ojos azules de la rubia temblaron unos segundos.

- ¡Yo no sabía que te tenía aquí! ¡Eso lo primero! Me lo dijo hoy mismo y no me lo tomé bien... ¿Qué te crees? Además, ni siquiera sabía que eras mi amiga hasta que supo que Richard era tu hermano. ¡Sería el colmo que mi propio novio “secuestrase” a mi amiga sabiendo que lo es! – La rubia abrió los ojos antes de pasarse una de las manos por el cabello, en aquellos momentos, señal de que empezaba a molestarse – ¡Y claro que somos amigas de verdad! – No iba a hacer la tontería de decirlo en pasado. – Mi madre también está con nosotros, en el pueblo quiero decir, no iba a dejarla sola... – Pues claro que no – La están ayudando..., con pociones... y funcionan – Ojalá de verdad fuese tan fácil devolverle a su madre lo que le habían quitado y pensar que podía haber sido el propio Richard el que le pusiera aquella sentencia a su madre le revolvía el estómago.

Sentía incluso la necesidad de apartar la mirada de aquellos ojos marrones, como si de alguna manera mirarlos a ellos implicara mirar también a Richard y aún así, a pesar de aquel impulso, de esa necesidad, mantuvo sus ojos fijos en la castaña. Posiblemente si desviara la mirada hacia abajo la joven habría pensado de inmediato que efectivamente la estaba engañando, aunque quizá de aquella manera también lo pensara..., quien sabía.

No te he estado mintiendo, te he ocultado información, que son dos cosas distintas, además, lo he hecho por el bien de las dos. No es que sea lo más sensato ir aireando que tienes una relación íntima con un mago, ni siquiera con las personas en las que confías. Además da miedo pensar la reacción que podéis tener todos vosotros..., no es algo tan fácil y no es algo que me incumba solo a mí. No diciendo nada también le protegía a él – Era obvio, ¿no? Si alguien se enteraba de aquella relación siempre podían usarla en su contra para conseguir sus objetivos. Al menos Sunday estaba segura de que los métodos de los Brigadistas podían llegar a ser retorcidos.

- Es demasiado peligroso, tanto para mí, como para él, como para ti, ¿entiendes? – No estaba segura de si lo iba a entender, si realmente entendía lo que realmente implicaba ser mago o mantener una relación con uno. Implicaba meterte en un mundo que estaba siendo perseguido y ser perseguido de la misma manera que ellos, como si fueras uno más. – Es muy complicado.

Se quedó callada un momento mientras intentaba recordar que más había dicho Phoebe hasta que la pluma volvió a aparecer en su cabeza. – Esa mierda pluma como tú la llamas es peligrosa. Tanto para los magos y las brujas como para aquel que la posee... La magia no es un juguete, es un poder que requiere responsabilidad... Puede parecer una pluma inofensiva, pero sus poderes son grandes y peligrosos – En cierto modo era verdad, ¿no?

Posted by: Phoebe Moore Jan 2 2012, 06:25 PM
- Ah, es decir, que si no fuese amiga tuya estaría bien incluso podríamos decir que justificado el hecho de que me haya secuestrado -

¿Es que a Sunday le parecía normal que fuesen cogiendo a gente por qué les daba la gana? Cierto que los que trabajaban en lo mismo que su hermano lo habían hecho ¿pero por eso debían de pagar los que nada tenían que ver como ella? Si seguían de esa manera nada se arreglaría y todo iría de mal en peor. Miró a su “amiga” que decía que su tan enferma madre también estaba con ellos, con los magos. A Phoebe ya no sabía qué era lo que más rabia le daba porque ahora parecía que la rubia se fiara muchísimo más de los malditos brujos que los que siempre estuvieron con ella. ¿Por qué ellos sí podían conocer a su madre y ella no? Tenía que haber algo más, Sunday siempre le había parecido una chica misteriosa porque no solía contar muchas cosas sobre ella o su familia y ahora empezaba a creer que tenía que ver con lo de siempre: los magos.

Sabía que la ojiazul tenía razón. Nadie iba gritando a los cuatro vientos que conocía a un mago o una bruja y se quedaba tan ancho pero aún así le dolía que se hubiera marchado sin decirle nada, absolutamente nada.

- Yo ya no entiendo nada

Al contrario que Sunday que ahora parecía conocer a la perfección todo lo que tenía que ver con la magia. ¿Cómo era posible? Tampoco llevaba tanto tiempo con ellos para comprenderlo todo tan bien ¿le habrían lavado el cerebro? Porque eso era lo que parecía.

- ¿Qué pasa Sunday? ¿Es que de repente te convertiste en toda una experta y ahora lo sabes todo? Cualquiera diría que no eres una de ellos – la joven se la quedó mirando unos segundos – Bueno pues si era tan peligrosa que la hubiesen cuidado mejor, ¿no crees? No vas a conseguir que tenga un mal cargo de conciencia porque yo no tengo la culpa de lo sucedido y tampoco pudo ayudar aunque quisiera porque no sé nada ya que tu… lo que sea me ha tenido aquí desde entonces – dijo echándole una última mirada al mago, que por un momento pensó que se había marchado ya que no había dicho ni mu.

Posted by: Sunday Dawson Feb 4 2012, 08:07 PM
- No pongas en mi boca cosas que yo no he dicho, hazme el favor – en ningún momento había dicho que le pareciera bien que secuestrase a la gente, simplemente había remarcado que hubiese sido el colmo que hubiese cogido a una amiga suya sabiendo que lo es – No sabía que tenía retenido a alguien hasta hoy y no estoy a favor de esas cosas. Ni por parte de unos, ni por parte de los otros que en esto nadie se salva – dejó claro. Nunca había pensado ni que los magos fuesen todos unos santos ni que los muggles tampoco, pero los Brigadistas se llevaban la palma.

No solo secuestraban a la gente, sino que además les torturaban, los mataban o les quitaban la magia, que ya ni siquiera sabía que era peor. Vale, Mihjail ahora podía haberla tenido allí retenida, pero seguro que Phoebe no lo había ni una cuarta parte tan mal como su madre.

¿Pero qué tonterías estaba diciendo? Acabo levantándose porque empezaba a perder la paciencia. La miró unos segundos y después desvió la mirada a Mihjail que seguía apoyado contra la pared. Había llegado a un punto en el que realmente no sabía qué decir, con que salir... que otra cosa “inventarse” para hacer entrar en razón a Phoebe. Incluso sopesó la posibilidad de decirle lo que le había hecho Richard, pero al final lo descartó, pues solo le faltaba que pensara que decía aquello para cabrearla más o para dejar a su hermano como el malo de la película.

Que lo era, todo fuera dicho.

- ¿Qué pasa? Pasa que a veces hay que hacer elecciones, hacer cosas y ocultarle a la gente que quieres cosas para protegerles y dejarles al margen del peligro. El problema es que no pareces entenderlo... Soy una de ellos. Me han tratado como un más, no como hacen los Brigadistas que n... tratan a los magos como si fueran una basura y ni siquiera fueran humanos. Ahí es donde está la diferencia. A los brigadistas no les importa matarles o peor... quitarles la magia, y si, hay magos que también matan a la gente..., pero son una minoría y están pagando todos por eso. Pero bueno, allá tú... y la pluma estaba lo suficientemente protegida, el problema es que tu hermano y sus amiguitos juegan sucio y no les importa disparar a gente inocente, matarles o incluso amenazarles para conseguir su fin. – Y si no había dicho nada sobre quien era en realidad era porque se estaba conteniendo – Creo que no tengo nada más que decirte, total..., no vas a entrar en razón. Ni siquiera te has ofrecido para ayudarnos...

Ella que creía que de aquella manera se lo iba a tomar mejor. Quizá la ventaja estaba en que ahora Mihjail le iba a borrar la memoria, esos recuerdos y ella, la próxima vez ya tendría una idea de cómo decírselo... o sí decírselo.

La miró una vez más antes de alejarse de la muchacha y caminar hasta donde estaba Mihjail. A una parte de ella no le hacía gracia que le fuese a borrar la memoria, pero otra lo agradecía pues eso no había sido agradable. Incluso se le pasó por la cabeza pedirle al ruso que hiciera lo mismo con ello. Olvidar aquello sería... Un alivio en cierto modo. – Haz lo que tengas que hacer... – Le dijo sin alzar demasiado la voz, pero tampoco intentando ocultar aquella frase de Phoebe.

Powered by Invision Power Board (http://www.invisionboard.com)
© Invision Power Services (http://www.invisionpower.com)