Printable Version of Topic
Click here to view this topic in its original format
Comunidad Mágica: Le Valgrange > Cementerio > Goodbye To You


Posted by: Mary Claypool Jan 31 2011, 05:55 AM
Todavia le costaba creerlo...

Es decir... le habian dado la noticia aquella madrugada de primero de enero...

Habia estado en el funeral...

Justo tenia ante sus ojos la lapida de roca pulida. Y ni asi, teniendo de frente el monumento mortuorio, pudiendo alcanzar el grabado con la punta de sus dedos, lograba hacerse a la idea que... que...

Que Anthares no iba a volver.

No volveria a pasar a visitarlo a su mansion, ni lo recibiria en la tienda cuando llegara a saludarla de camino a casa. Ya no se sentarian juntos en la barra de Goldman's a beber cerveza de mantequilla como cuando iban a la escuela, ni la cargaria en su espalda como si volvieran a ser niños una vez más. Ya no volveria a verlo. Ya no volveria a escucharlo. Ya no volveria a sentir su abrazo...

Nunca.

El nudo en su garganta era tan cerrado que tenia casi dos dias sin emitir palabra. Aquella era la primera vez en su vida que se veia forzada a enfrentar la perdida, y mas que eso, a encarar el dolor que venia cuando le era arrebatado algo verdaderamente valioso. Siempre habia estado consciente de quien era y cuales eran sus defectos. Que era caprichosa, que era una mujer llena de vanidad, que podia ser cruel y que habia pocas personas que irian a atestiguar que Mary Claypool era una buena persona. Pero entre aquellos escazos individuos siempre habia estado Anthares D'Persei. Siempre pudo confiar en el, siempre estuvo ahi cuando lo necesito, siempre con un gesto alentador o una sonrisa graciosa.

Siempre.

Ella no era la clase de persona que lloraba desconsolada y perdia el control, la nocion sobre si misma. Tampoco se cerraba a cal y canto tratando de evadir la realidad. Lloraba en silencio, desvaneciendo con cada la lagrima una capa de aquella mascara de frivolidad que vestia.

Muggles, Brigadistas, deberia odiarlos hoy mas que nunca. Que habia hecho el como para hacerse merecedor de un final semejante? Era joven, era noble, lo unico que quiso hacer fue ayudar. El soñaba con ser auror! El era... "el bueno". El que nada debia de hacer frecuentando personas como ella, torcidas, manipuladoras, "malas semillas".

Demian decia que la habia querido...

Y la verdad es que ella tambien lo quiso. Lo suficiente como para estar consciente que podria haberlo lastimado. Asi que se habia autoimpuesto una barrera que no deberia de cruzar con el. Porque Anthares tenia un futuro brillante, y ella ...

Pero ya no importa mucho, verdad?

Por milesima vez se limpio las lagrimas del rostro con la muñeca, sollozando levemente. No llevaba una sola gota de maquillaje, no llevaba el cabello peinado en cuidados rizos, no llevaba vestimenta sensual ni perfumes de aroma dulce. Aquella era, probablemente, la primera vez que salia de casa con ese aspecto. No era mas la princesa altiva. Era... era debil y era humana sufriendo por la perdida de un ser querido. Ahora era cuando le asaltaban los remordimientos de todas aquellas cosas que debio haber hecho, que debio de haberle dicho. Con que fin si era ya demasiado tarde?

Se mordio el labio con fuerza, y lentamente se dejo caer frente a la tumba hasta quedar de rodillas. A sus pies llevaba una canasta repleta de http://image.shutterstock.com/display_pic_with_logo/58772/58772,1147565870,1/stock-photo-large-budding-red-or-pink-poppy-flower-bulb-on-curved-stem-with-other-poppies-and-lush-green-1313100.jpg aun por abrirse. Anthares era huérfano. Su madre había muerto hacia años. No tenia hermanos. No tenia mas familia. No habia dejado a nadie atras...

Quien iba a cuidar de su tumba entonces? El marmol aun estaba lustroso y las coronas de flores no se habian marchitado todavia. Pero dichas coronas no perdurarian eternamente, ni el grabado seria siempre legible, no a menos que alguien se encargara de impedir que el tiempo y el clima se cobrara su cuota sobre la lapida.

Ella cuidaria de el.

Decian de los Slytherin que eran prepotentes y presumidos, no es asi? Pues no iria a permitir que Anthares fuera olvidado ni que su ultima morada quedara descuidada. Ella iria, y se haria cargo, y limpiaria cuando la basura se acumulara alrededor, y arrancaria de raiz la mala hierba cuando sus enredaderas impidieran leer el epitafio. Se llenaria de lodo las rodillas y se cortaria los dedos con espinas...

No habia podido despedirse de el.

Pero no lo dejaria solo ahora.

Sollozo una vez mas, y con su varita quito toda la nieve del camino. El pasto que quedaba bajo el hielo estaba casi tan triste como ella misma. Menos mal habia aprendido algo en herbologia y habia venido preparada, pues de la canasta tomo un frasco cuyo contenido vertio sobre la el suelo. El liquido fue penetrando poco a poco en la tierra mientras nuevas lagrimas se acunaban en sus ojos, y tras tomar una pequeña pala comenzo a cavar; solo un poco, lo suficiente como para que los botones echaran raiz...

Suspiro. La tarea tan mecanica le ayudaba a no pensar...

Posted by: Shawn Notram Jan 31 2011, 06:39 AM
Todo había pasado demasiado rápido, cuando se sufre una perdida como aquella, el cerebro tiende a proteger su sanidad aferrándose a las fantasías. Pero lamentablemente, la realidad siempre golpeaba de lleno nuevamente a quien intenta burlarle. El problema de la muerte no es padecerla, el problema radica en quienes quedan detrás y deben llevar sobre sus hombros el precio de la perdida.

En aquel momento frente al auror estaba la tumba de quien por muchos años fue una de las personas que más marcaron su vida, aquella muchacha noble e inocente siempre había sido una bendición en su vida y un apoyo en sus causas. Seguir sin ella iba a requerir de un titánico esfuerzo. Si es que podía hacerlo…

Su cabello estaba desarreglado y su corbata desajustada al igual que su vestimenta, en su rostro se podían percibir las ojeras de varios días sin cerrar los ojos e incluso su barba ahora lucia mucho más prominente que de costumbre. Desde aquella noche, cuando descubrió lo que ocurrió, no había podido pegar un ojo, el remordimiento era demasiado grande y la sensación de culpa parecía no querer abandonarle. El había estado ahí, con ella cuando celebraron la llegada del año nuevo, pero no pudo cumplir a su promesa de protegerle… su juramento de auror no valía nada para él en aquel momento.

Alexia Valentine era hija de un auror sumamente prestigioso y por ello, no opuso resistencia cuando se unió al equipo de apoyo aquella noche, pues sabía que volvería con bien, conocía las capacidades de la chica. Incluso, lo último que hizo fue alborotarle el cabello y alejarse con el otro grupo, confiaba en que Frida y los demás cuidaría de la menor… pero se había equivocado.

¿De que servía vivir una vida al servicio de los demás si no podías cuidar a los que querías? ¿Para qué pasar años y años entrenándote como auror si cuando llegaba el momento, todo te salía mal? Aunque su grupo había vuelto intacto a Le Valgrange, para Shawn aquello había sido una derrota total, ni uno solo de sus hechizos habían salido bien… e incluso se había abierto una herida en la frente al recibir un disparo de un brigadista y caer fuera de combate, quizás en el otro grupo no habría salido de ello con vida, pero… hubiera preferido no hacerlo.

Se inclinó para leer mejor el epitafio y el nombre en aquel ornamento marmoleo, la verdad era demasiado cruda y el nudo en su garganta parecía atragantarle completamente cada vez que se imaginaba el cuerpo inerte de ella, en esa fosa. Se había resistido a derramar lágrima alguna, nunca había sido de llorar bajo ninguna circunstancia y aunque se tragaba en silencio su dolor y fingía estar bien, la verdad era que sentía su alma destrozada por completo.

Y aun así, una lágrima logro escapársele, con suficiente determinación para rodar por su mejilla, colarse por su rostro y caer en seco sobre la lápida, parcialmente cubierta de nieve. Daria lo que fuera por poder cambiar aquello, que se fuera cualquier otro o incluso el mismo en lugar de que fuera la semiveela quien estuviera en aquel lugar. Sentía ira, sentía impotencia y odio…. Pero no contra los muggles o contra algún mago, la sentía contra él mismo… todo era su culpa. Si hubiera detenido a Alexia, si hubiera estado ahí con ella para protegerla, tomar su mano antes de que el fuego la consumiera…

Si hubiera… pero, no hubo y la negación al problema era solo el menor de sus males. Había tomado incluso el vicio del cigarrillo, aunque siempre lo había odiado y aun no le veía mayor placer. Tenía que admitir que en cierta medida si le ayudaba a soportar el dolor y una parte de él albergaba la esperanza de que ella apareciera y le quitara el cigarro de la boca, con uno de sus típicos sermones.

Es triste ver como no aprecias los gestos de las personas a tu alrededor hasta que ya no están ahí, pero en ese momento es muy tarde para dar marcha atrás y enmendar las cosas… por eso, siempre se debía valorar lo que se tenía, pero que importaba ya todo eso, si no había motivos para mantenerse en pie en una situación así.

Lo único que deseaba era dormirse y no despertar jamás… y si lo hacía, que fuera en un mundo diferente en el que pudiera reírse de esa pesadilla.

-Hasta pronto, hermanita. Cuida de todos desde donde estés y no me olvides…- dijo en tono bajo y quebrado, dejando que las palabras a duras penas salieran de sus labios. Respiró con dificultad para no quebrarse en ese mismo instante y como pudo se alejó de la tumba, caminando lentamente con aquel traje que hacía varios días había usado en el funeral, ni baños, ni sueños, ni sonrisas… lo único que diferenciaba a Shawn de un inferí cualquiera, era que medicamente aún se podía decir que estaba vivo, aunque él no lo sintiera.

Se colocó un cigarro entre los labios, sin embargo antes de poder prenderlo, su atención fue robada por una figura que parecía estar al igual que él en una situación de duelo. Aunque le reconoció de inmediato, a pesar de su estado, no se atrevió a gastarle un saludo animado o alguna palabra de aliento. En ese tipo de momento no había mucho que decir que realmente fuera de apoyo, así que simplemente se conformó con acercarse en silencio y permitirle despedirse, apoyando una de sus manos en los hombros de la chica para darle cierto aliento. No había mucho que el pudiera hacer para animar o defender a nadie, pero dentro de lo poco que si podía, aquello le pareció lo suficiente.

Posted by: Mary Claypool Jan 31 2011, 07:27 AM
Sus manos no estaban acostumbradas a aquella clase de trabajo. Tareas domesticas las hacia sin ningun problema, pero la espuma y el jabon no habian hecho mella en la piel de sus delicados dedos. Sus palmas eran aun suaves, su piel era tersa, y carecia de la fuerza suficiente como para remover tierra congelada sin dificultad. A pesar de los guantes que vestia sentia sus miembros agarrotados tanto por el frio como por el esfuerzo. Habia creido que el suelo estaria mas blando; despues de todo la tumba era reciente.

No fue asi. Aunque estaba costandole, en ningun momento llego a quejarse. No musito maldiciones ni fruncio el ceño. Apretaba con mas fuerza el mango de la pequeña pala y permitía que las lagrimas le cayeran en silencio sobre las rodillas.

Una mano aparecia de la nada y se posaba sobre su hombro. No habia escuchado los pasos acercarse. Podia sentir que era una mano de varon, pero ha decir verdad no tenia idea de quien podria tratarse. Apenas y atino a alzar un poco la mirada. No la incomodaba que le vieran llorarl; no tenia nada que ocultar. Estaba sufriendo, esa era la realidad. La realidad tras el mito: ella también tenía sangre en las venas y era capaz de sentir dolor.

No tan solo eso... sino que podia experimentar lo que era la empatia. No separo los labios, solamente le sostuvo la mirada un instante antes de que volviera a descender hacia la tierra. Nunca hubiera imaginado al auror con tal aspecto. Aunque desaliñado lograba conservar aquel aire de atractivo misticismo a su alrededor. Ahora lo veia apagado, casi muerto, como si no fuera mas que un cascaron de si mismo.

Podia entenderlo. Ella misma se sentia igual.

- Lo siento. - Suspiro con voz quebrada, apenas audible. Valgrange era un lugar pequeño, las noticias volaban como polvora. No habia conocido a Alexia Valentine. Tal vez la habria visto un par de veces por las calles, o tal vez habria molestado un poco a Jacques a sus expensas. Y a pesar de no saber la profundidad de la relacion que habia existido entre la semiveela y el cazafortunas, la mirada vacia en sus ojos azules era explicacion suficiente.

El nudo en su garganta se deslizaba poco a poco por su cuello. Fruncio el ceño al sentir las lagrimas que amenazaban con presentarse con mas fuerza y titirito un poco. Cerro los ojos en busqueda de la serenidad y con suma delicadeza tomo uno de los pequeños bulbos, transplantandola al costado de la lapida. El tallo era delgadisimo, fragil e insignificante en apariencia, dando la impresion de que cualquier brisa bastaria para romperlo por la mitad. En un gesto delicado estiro su mano hacia el y acaricio con toque suave el contorno del boton para luego secarse las mejillas humedas.

- En serio que lo siento... - Se le veia diminuta, casi como si estuviera encogida sobre si misma. No habia chispa, no habia picardia, sentia como si aquella Mary hubiera quedado atras y cuando menos en ese instante, veia tan lejano el poder recuperarla...

Nunca se habia detenido a reflexionar el que, a pesar de que los diarios no lo llamaran asi, estaban en guerra.

Posted by: Shawn Notram Jan 31 2011, 07:51 AM
Para muchos habría sido sorprendente encontrarse a Mary en aquel estado, sin embargo él mismo había cambiado tantos aquellos últimos días que el cambio en ella no pareció sorprenderle, por el contrario le hacía sentir cierta empatía por la chica. Sin duda alguna, en aquel momento de flaqueza era cuando más necesitaban de fuerza para sobreponerse…

Se inclinó a su lado, sin desviar la mirada de la lápida y sin mostrar señales de aprobación o negación en lo que hacía, sin dudarlo hubiera tomado el mismo la pala y hubiera ayudado a la joven pero estaba seguro de que aquello era algo que ella quería hacer, era la manera de llevar su duelo. Interrumpirle y decirle que no debería hacer aquello, sería más una ofensa para la chica que un acto de preocupación así que permaneció ahí, a su lado mientras le veía trabajar en aquello, nunca entabló conversación con Anthares, aunque siendo Valgrange tan pequeño, seguramente en más de una oportunidad debieron de haberse topado.

-Yo también lo lamento, Mary- dijo lo más firme y honesto que pudo, luchando para no desmoronarse en aquel instante al escuchar las palabras de ella y por qué el cigarro en sus labios no cayera a tierra. Sabía perfectamente por lo que estaba pasando y lamentablemente en esta ocasión no tenía un comentario ingenioso o una sonrisa amable para animarle. Si tuviera la solución a su problema, seguramente hubiera ayudado a la joven, pero lamentablemente ese tipo de situaciones no tienen una forma de superarse de manera certera, solo el tiempo que se encargaba de borrar los recuerdos y desplazar los sentimientos.

Eso era todo lo que podían pedir para ayudarse, tiempo…

No le había comentado a nadie de lo que su mente maquinaba en aquel momento, la verdad era que desde aquella noche su mente había comenzado a maquinar mil y un finales para esa historia, la mayoría bastante mórbidos… pero lo que estaba seguro para él es que iba a vengarse, lo único que tenía que hacer era arreglar unos cuantos asuntos pendientes y entonces podría marcharse de Valgrange para cobrar su venganza. Claro, si llegaba a comentárselo a alguien más, seguramente intentarían detenerle y convencerle de que aquella no era la forma, pero ya era una decisión tomada.

Esa era una de las razones por las que había aceptado aquel vicio, pues poco a poco estaba aceptando el final inevitable que vendría. Con o sin ayuda del resto de los aurores, ya era hora de golpear a la Brigada de la misma forma en la que ellos lo habían hecho con los magos durante años. Y si, aún seguía defendiendo a los muggles, pero su odio hacia sí mismo en aquel momento le dominaban y su único interés seria acabar con la brigada, con los bastardos que pertenecían a ella y nada más. Aceptar aquello era volverse un asesino, pero su mente se estaba corrompiendo tanto con cada segundo que pasaba que la idea le parecía cada vez menos pesada y mucho más “necesaria“

Esperó en silencio, pacientemente y tranquilo a que ella terminara su arreglo, aunque tras una mirada le pidió a la chica uno de los botones y lo tomó entre sus manos mirándole con sumo cuidado.

-Estoy seguro de que, en donde quiera que este… estará más que feliz al ver el bonito gesto que has tenido con él- le dijo para brindarle ánimos y es que en aquel momento, cada palabra que decía, cada gesto, parecían estar destinadas a ello.

Posted by: Mary Claypool Feb 3 2011, 03:27 AM
Ella lo sentía. Él lo sentía. ¿Pero qué cambiaba con lamentarlo? ¿Qué diferencia había? Ninguna. Las tumbas seguían ahí, frente a sus ojos. Nada cambiaba.

Mary ahogó un doloroso sollozo entre sus labios. Como norma general, evitaba a toda costa el mostrarse débil ante ojos de alguien más, y llorar era definitivamente lo que más detestaba. No obstante, no se sentía ni siquiera con la fuerza suficiente como para obligarse a contenerse. Demasiado esfuerzo, demasiada energía, y eso era lo último de lo que gozaba esos días.

- Uno creería que una varita es más rápida que cualquiera de la porquería que llevan en las manos. - Con una varita deberían ser capaces de hacer cualquier cosa. Lo sabía, no todos los problemas se resolvían con magia, pero un hechizo, un encantamiento debería bastar para... para... ¡Mantenerte con vida!

Era inquietante el pensar que no importaba cuantos hechizos dominara, cuanta experiencia tuviera con su varita, era vulnerable a los inventos de aquellos desgraciados.

Se mantuvo en silencio mientras continuaba con su tarea, permitiendo que algún suspiro escapara de sus labios o enjugándose las lágrimas del rostro sin importar las manchas de lodo que pudieran quedar sobre sus mejillas. Casi al terminar fue cuando el auror le pidió sujetar uno de los ramilletes entre sus manos, y ella se lo acercó son presentar ninguna objeción al respecto.

- ¿Quién lo diría, no? ¿Yo con gestos lindos? - Nunca se había arrepentido de nada. Jamás había experimentado de cuenta propia un remordimiento. Pero debía confesar que la muerte de Anthares no solamente la había afectado de manera brutal, sino hecho cuestionar muchas de sus decisiones. Tenían la misma edad, si acaso él era apenas unos cuantos meses menor...

Le encantaba su vida. Para ella todo era fácil, sencillo. Nunca había límites ni prohibiciones. Lo que quería lo obtenía de una manera u otra, fueran cosas o fueran personas. Tal vez por eso nunca se había detenido a pensar que todo podría acabar en un abrir y cerrar de ojos. Tal vez por eso seguía siendo una niña caprichosa que cuando le dicen que no puede tener algo, tuerce los labios y se emberrincha hasta salirse con la suya.

Vaya llamado a la realidad.

De la canastilla tomó un segundo frasco y una pequeña daga. El líquido lo había mezclado en casa. El arma la había comprado en el trabajo. Curiosamente, Anthares alguna vez había demostrado interés por ella. Sin prolongar nada más de lo necesario, pasó el filo de la daga por la palma de su mano izquierda. Apenas y había fruncido el ceño al hacerlo. Aunque la herida escocía, no era demasiado profunda. Apretó el puño y dejó caer unas cuantas gotas del líquido carmesí dentro del frasco. En cuanto su contenido adquirió un color oscuro, vertió la pócima sobre los botones, que al instante se transformaron en enormes http://farm3.static.flickr.com/2400/2248209448_0ebbef801c.jpg. Sangre a cambio de belleza: un pequeño truco que había aprendido investigando en libros de Artes Oscuras.

- Él quería ser auror también. - Comentó con tono inexpresivo tras tomar su varita y conjurar un episkey en su mano. Habiendo sanado la herida exhaló lentamente, perdiendo su mirada en las flores que orgullosas parecían resplandecer en medio de la profunda capa de nieve que las rodeaba.

- Antes de que te marches de nuevo pasa por la tienda. Te daré un amuleto de protección. - Fue ahí que volvió a quebrarse y sus mejillas se humedecieron una vez más. Se abrazó a sí misma, como si de alguna manera así pudiera consolarse, cosa que no era verdad.

No tenía idea de que el auror pretendía marcharse pronto, ni con qué intenciones lo haría. Sabía, sin embargo, que se iría. Porque así era su trabajo, porque esa era su rutina y porque ese era Shawn Notram, un trotamundos.

No quiero ver a nadie más morir...

Posted by: Shawn Notram Feb 3 2011, 04:10 AM
Escuchó sus palabras a su lado, manteniendo su atención firme en aquella lapida sin dar mayores muestras de vida que las extremadamente evidentes. Muchas explicaciones podrían darse para aquel comentario: destino, mala suerte, cruda verdad. Pero ninguna iba a ser satisfactoria para la chica ni para el mismo… quizás por más preparado que estuvieras para defenderte, cuando te llegaba el momento no quedaba más camino que el que las parcas dictaban y aunque era duro de aceptar para lo que se quedaban entre los vivos, algunas veces era lo mejor.

-No creo que él te hubiera considerado en ningún momento una persona malvada o que no tenga gestos lindos- le dijo, más por su propio pensamiento que el del fallecido, en aquel tono distante y desprovisto de emoción, si antes Shawn Notram era un maestro para camuflar sus sentimientos, aquello en verdad le había dado el titulo más elevado en el área y es que aunque no lo hubiera deseado, no estaba en capacidad de mostrar nada.

La verdad era que la actitud de Mary nunca le había parecido mala y es que era su concepto del estilo de vida que tenían que tener los civiles. Despreocupados y tranquilos, el riesgo de una muerte violenta no tenía que ser de su consternación, pues si lograban erradicar ese pensamiento significaba que su trabajo era llevado a cabo correctamente. Siempre había visto lo mismo en Alexia, una niña que luchaba día a día por superar su misteriosa condición y por dar lo mejor de su misma siempre… Esa era sin duda la vida que Shawn quería para las personas que protegía, pero la realidad le había demostrado que pensar de esa forma era una tontería en la actual situación del mundo.

Le contempló acabar de aquella macabra forma con el arreglo y aunque una parte de él se preocupó al ver la daga, la que dominó fue la pasiva, demasiado sumido en la depresión y en la idea de que Mary Claypool no sería capaz de hacer una insensatez de esas proporciones. Tras contemplar por unos segundos la daga de manera disimulada y luego ver el botón en su propia mano, llevó su atención nuevamente a la lápida.

-Seguramente habría sido muy bueno en ello, me hubiera gustado poder conocerlo. Alexia, deseaba ser una gran jugadora de Quidditch aunque su condición no se lo hubiera permitido- explicó haciendo una pequeña pausa y una mueca, que intentaba aparentar una amarga sonrisa, al recordar los problemas en los que se había metido por aquel capricho de la chica.

-Tenía problemas de corazón… no lo hubiera soportado- le dijo imaginándose lo tormentoso de sus últimos momentos, saberse perdido, sin escapatoria, solo y abandonado. ¿Qué habría sido lo último que pasó por la mente de la muchacha antes del final? ¿Habría pasado por el peor de los dolores o su corazón le habría dado un final mucho más piadoso?

Negó con la cabeza, aquellos pensamientos no ayudaban en nada y solo lograron que la sensación de vacío que sentía en su pecho se acrecentara y se hiciera incluso más difícil de llevar. Respiró profundamente para que el dolor apaciguara y no se manifestara más de lo necesario, no tenía intenciones de soltar ni una lágrima por aquello… se lo aguantaría solo, como siempre.

Escuchó la oferta de la chica, sabia lo difícil que debía ser para ella y solo se conformó con asentir, aunque en su interior sabía que era muy poco probable que fuera a buscar aquello, sabía que iba a marcharse y aunque siempre lo hacía, le sorprendió enormemente que ella lo adivinara.

-Me conoces...- fue todo lo que logró decir antes de romper a la mitad aquel botón frente a la muchacha. Sin darle tiempo a reaccionar, tomó una de las mitades y cerró el puño fuertemente conjurando un hechizo no verbal, convirtiendo aquel botón en una flor que a diferencia de las de ella, no requería de sangre. Vamos, que si los muggles podían hacer ese tipo de “trucos” para ellos era incluso más fácil.

Lo colocó con cuidado en el http://us.123rf.com/400wm/400/400/pressmaster/pressmaster0804/pressmaster080400053/2795484-retrato-de-mujer-atractiva-con-la-flor-en-su-cabello-casta-o-claro.jpg de la chica para intentar animarla. El ultimo pensamiento de la chica dio de lleno en su cerebro, no había sido su intención, solo había sido un momento de debilidad por lo que sin cambiar demasiado aquella posición, la envolvió en un abrazo, como si intentara refugiarla del exterior y del horrible mar de sensaciones que estaba experimentando.

Posted by: Mary Claypool Feb 5 2011, 04:29 AM
Una media sonrisa fue toda su respuesta. Si ella y Anthares habían permanecido como amigos por tanto tiempo seguramente era debido a que el chico veía en ella aquellas cualidades que se podrían llegar a pasar por alto una vez la joven Claypool se mostraba tal cual era, sin máscaras de manipulador encanto y cordialidad. Anthares la quería...

No.

Anthares la quiso.

¿Y si había dejado escapar la oportunidad de conocer el amor? Contrario lo que pudiera parecer, Mary creía en él. Sabía que era algo irremediable, fulminante e inesperado, y que si se tenía suerte y se sabía cultivarlo y cuidarlo como correspondía, duraba décadas. Tenía a sus padres como el ejemplo más inmediato. Sabía que ellos tampoco habían sido ángeles inocentes durante su juventud, y sin embargo habían encontrado la felicidad en los brazos del otro.

Ella había sentido algo por el joven Slytherin, pero nunca actuó según aquel sentir. Porque no le era conveniente, porque sabía que al final se cansaría de la rutina y lo dejaría y creía que al hacerlo lo heriría. Le era más cómodo mantener su estilo de vida, ese en el que no había compromisos ni inhibiciones de ningún tipo. Jamás se había detenido a cuestionar sus motivos, pero ahora se preguntaba... ¿valía la pena que, por afán de evitar las ataduras, fallara en percatarse de las oportunidades genuinas? No establecía conexiones duraderas porque era joven, porque quería divertirse; porque ya le llegaría el tiempo, pero eso no era aún.

¿Y si no había tiempo? Todo podía terminar en un abrir y cerrar de ojos. En un destello de varita... en el disparo de un arma y entre las lenguas de fuego.

- Si, la verdad que tenía talento. - De eso estaba segura, Anthares hubiera sido de los grandes. No esperaba, sin embargo, escuchar la revelación sobre la semiveela. - Mucho más que una cara bonita... - No lo entendía. Si su corazón era débil, entonces porqué... por qué... ¿Arriesgarse así? ¿Convicción, tal vez?

- Me conoces... -

Mary le dirigió una fugaz mirada y alzó la vista al cielo. - Pareces sorprendido. - Sonrió. - Me doy cuenta de más cosas que tu trago favorito o el tipo de tesoros por los que tienes predilección. - Tal vez pasaba más tiempo intentando seducirle de nuevo que cualquier otra cosa, pero la ojiazul le prestaba atención. Era parte de su vida. Solo por el hecho de ser capaz de hacerla reír, le apreciaba.

Dócil inclinó la cabeza cuando el auror colocó aquella flor en su cabello. Ignorando además que el joven era también legeremago, repentinamente se encontró entre sus brazos. Su suspiro se rompió en un sollozo, y en solo cuestión de segundos hubo enterrado el rostro en el pecho del moreno, ignorando por completo el penetrante olor a tabaco. No lloró, sino que lo estrechó con fuerza. Le parecía que en aquel momento la figura del auror era lo único tangible que tenía a su alrededor.

Posted by: Shawn Notram Feb 5 2011, 06:12 AM
-Era difícil de entender, supongo que para los que vivimos una vida normal, no nos preocupamos por vivir al máximo pues no vemos la muerte como algo cercano. Pero cuando sabes que en cualquier momento podría llegar tu hora, supongo que decides disfrutarla al máximo mientras puedas- dijo como si hubiera leído su pensamiento, pero no fue así. Lo que le hizo hablar fue la expresión de desconcierto de la chica cuando le explicó la situación de la semiveela. La verdad era que su situación siempre había sido un misterio para todos y aunque pocos sabían la verdad al respecto, la chica intentaba vivir con tanta intensidad su vida, que nadie hubiera creído que realmente estaba tan enferma.

Negó con la cabeza ante su comentario, aparentemente ella había malentendido sus palabras, aquella frase no era sorpresa por que supiera que iba a marcharse, era un intento de advertencia de que posiblemente no pasaría por la tienda, sin embargo no era un momento para entrar en una acalorada discusión o algo parecido, era mejor mantener la calma. Ya de por si era extraño que pudieran hablar de esa forma… sin que un comentario con doble sentido o intenciones libidinosas se colara entre su conversación.

-Pareciera que yo siempre te vi como una tonta, pero nunca fue así. Sabes Mary, no creo que ni a él ni a mí nos agrade verte así- le dijo tranquilamente, intentando mantener el hilo de conversación que ella había guiado. Sabía que la chica era observadora y detallista, no por nada era una de las pocas que había fijado atención en el collar que siempre cargaba en su cuello. Sabía que era una muchacha especial y en aquel momento que se veía más humana y frágil que nunca, Shawn no pudo evitar sentir que aquel lado de ella, era realmente agradable de conocer.

Al sentir como la chica se aferraba a él, le rodeo con mayor firmeza y confianza, llevando una de sus manos a la nuca de la joven, sujetándole del cabello y acariciando el mismo para intentar calmarla un poco. Sabía que en aquello momentos lo mejor era tener un hombro en el cual depender y contar con alguien para desahogarse. Cloe había intentado eso con él y aunque lo agradecía, no fue capaz de soltar una sola lágrima. Aun así, quizás ello le hiciera bien a la chica.

-Está bien Mary, llorar no es ser débil… el dolor es algo que te recuerda que eres humana- le dijo intentando que se desahogara y que dejara de lado todo lo que seguramente se había guardado. No era nadie para decirle el daño que podría causarle no sufrir como debía su duelo, pero no por ello iba a dejar de intentar que ella estuviera bien.

-Será nuestro secreto… no diré nada- le dijo esta vez en un tono mucho más firme y sobreprotector. Siempre tenía debilidades cuando veía a una mujer en problemas, era un tonto en ese aspecto, no soportaba las lágrimas de una mujer. Pero en ese momento estaba dispuesto a dejar de lado aquella lado de él y permitirle a Mary que dijera y soltara todo lo que tenía dentro, ahí no habría nadie que pudiera ver ese lado frágil de la maneater y quizás eso le ayudaría a soltarlo todo y a poder volver a casa en un mejor estado de ánimo.

Posted by: Mary Claypool Feb 5 2011, 07:38 AM
- ...Pero cuando sabes que en cualquier momento podría llegar tu hora, supongo que decides disfrutarla al máximo mientras puedas. -

Justo en el clavo. Duro y directo, eran justo aquellas palabras las que expresaban el sentimiento que la tenía llena de angustia y palpitaba incansable en sus sienes, ¿Qué había hecho ella de provecho? Si llegara a morir de manera tan abrupta...

No quería pensar en ello, pero tampoco podía descartarlo. La realidad era que al pasar los límites de Valgrange, el mundo era un lugar peligroso. ¿Quién hubiera pensado que alguien como Anthares moriría como lo hizo? Ella no era invencible. Nadie lo era. Ahí estaba la prueba, grabada en una lápida de mármol.

¿Qué no debían odiar a los muggles? Lo ponían difícil. Hablar de perdón y de tolerancia era bonito, era utópico, y a su parecer era totalmente inútil. ¿Cómo se justifica lo que la Brigada hizo? ¿Cómo se explica que una comunidad entera haya sucumbido presa del fuego? Y pensar que Demian había estado ahí, que su hermano Jace iría a enfrentarse a situaciones similares todos los días... ¿cómo iba a recuperar la tranquilidad si la voz que susurraba a su oído todas las mañanas cuando su hermano mayor marchaba al cuartel de aurores que esa podría ser la última vez que lo viera?

¡Se sentía tan pérdida! ¡Tan impotente! ¡Tan... - inútil! - Se había quebrado. Era como si hubiera estado a la espera de alguna señal que le permitiera desahogarse sin remordimiento. Enlazó ambos brazos alrededor del cuello del auror e incapaz de contenerse más rompió en llanto. Eso era lo único que hacía desde el primero de enero: llorar. No ayudaba en nada, no resolvía en el problema y no quedaba satisfecha al derramar la última lágrima pues aquella opresión en el pecho no disminuía, sin embargo era un impulso que no era capaz de domar. Si el dolor era recordatorio de su humanidad, jamás había estado tan segura de ser de carne y hueso.

- ¡No es justo! ¡No lo es! ¿Y dicen que nosotros somos la amenaza? ¡Qué clase de animal hace algo así! - No lo comprendía. A lo largo de su corta vida habría hecho varias cosas que podrían definirse como "malas", pero aún así le era inconcebible el asimilar y encontrar una lógica a lo ocurrido.

Cuando parecía que su llanto estaba a punto de tornarse más violento, ella tomaba aire profunda y lentamente y buscaba serenarse. Era una persona de carácter voluble y explosivo, intensa al momanto de expresarse y apasionada tanto en sentimiendos agradables como en los nocivos. No por ello se permitiría derrumbarse entera. En los atisbos de sensatez que la sostenían en pie comprendía que el dolor avanzaría hasta donde ella se lo permitiera.

La vida seguía. Y tal vez fuera la hora de comenzar a replantearse varios puntos sobre la manera en que la vivía.

- Tienes que cuidarte, Shawn... - ¿Y quién era ella para pedirselo de aquella manera, como si él no estuviera ya lo bastante consciente de los riesgos a los que se exponía? Ahora más que nunca admiraba a los aurores y lo que hacían, pero por Merlin que no quería tener que visitar el cementerio con frecuencia a decorar más de una sola tumba.


Posted by: Shawn Notram Feb 5 2011, 08:07 AM
Le dejó descargarse en aquel mar de lágrimas cuando le vio quebrarse entre sus brazos y es que conociendo a la chica, seguramente se habría conformado con esperar a estar en silencio y sin compañía para descargarse como era debido. Entendía perfectamente por lo que estaba pasando, el por qué no deseaba que nadie la viera así y es que no era la primera vez que a Shawn le tocaba consolar a una persona que había sufrido una gran pérdida.

Muchos a su alrededor ya habían pasado por aquella circunstancia.

Un suspiró escapó de sus labios al escuchar las palabras de la chica y es que ¿Qué podía decirle en aquel momento que pudiera hacerle entrar en razón? Percival había pasado por algo mucho más duro que ella y había llevado su dolor al punto en el que la venganza fue su móvil para superar la perdida de sus padres. No podía permitir que Mary acabara de la misma forma, pues sabía que si llegaba a dejarla en aquel estado… cualquiera de los extremistas, de la resistencia, vendrían como buitres a llenarle la cabeza de ideas de la “superioridad” mágica.

No, definitivamente no podía permitir que Mary acabara de esa forma pues si llegaba a ser así, en algún momento se vería en la necesidad de ponerle tras las rejas y era algo que no podría soportar. Solo convencer a Percival ya parecía misión imposible, si comenzaba a sumar gente a la cual intentar convencer, acabaría volviéndose loco. En un arrebato separó un poco a la chica y sujeto su rostro con ambas manos, clavando su mirada en los ojos de ella para que le prestara la mayor de las atenciones, estaba preocupado y eso era más que evidente.

-Mary, escúchame... no dejes que el dolor te lleve al odio. Sé que quieres rebanarles la cabeza a todos y que paguen lo ocurrido, pero si te conviertes en juez y verdugo…- pero no pudo terminar la frase, la idea en verdad le era bastante dolorosa. Él tenía intenciones de vengarse, pero sabía con quién debía hacerlo y no pensaba involucrar gente inocente, no todos los muggles tenían la culpa de la muerte de Alexia. Actuar por miedo era algo natural.

-No quiero que nada te pase a ti también…- admitió acercando su rostro al de ella y depositó un suave beso en su frente. No era tan fuerte para seguir lidiando con la muerte de las personas a su alrededor, en verdad era algo que le dolía en extremo y si permitía que más gente se expusiera a ello, el dolor seria mayor. Le había fallado a Alexia, le había fallado a Anthares, pero no le fallaría a los que aún quedaban con vida. Aquella misión solo mostraba la verdad que siempre había creído, solo los que están dispuestos a luchar… deberían ir al campo de batalla a hacerlo.

-Estaré bien…- le aseguró mostrándole la otra mitad del botón que había tomado hacía unos momentos y en un movimientos de dedos hizo que este se transformara en una rosa de color blanco, el perdón y la pureza del alma…. Quizás era eso lo que deseaba que ella aprendiera.

Posted by: Mary Claypool Feb 6 2011, 04:50 AM
El auror le sujetó el rostro entre ambas manos, haciéndola así mirarle fijamente a los ojos. Ella no se había percatado aún de cuán penetrantes era esa mirada añil en realidad. Cierto que la había observado cientos de veces en diversas ocasiones y contextos, pero nunca antes había actuado bajo el impulso de escucharlo en lugar de solamente buscar provocar alguna reacción en él.

"Rebanarles la cabeza". Eso se quedaba corto. Tenía dificultad para expresar con claridad exactamente cuanta rabia sentía. Y era cierto, si se dejaba llevar por aquella ira iría directo a cometer alguna estupidez, aunque nada tan radical como ir a buscar venganza con sus propias manos. No, ella no hacía el trabajo sucio. Ella se mantenía a distancia; planeaba desde una distancia prudencial y calculaba con frialdad casi antinatural cada uno de los movimientos de sus piezas. No era guerrera ni soldado de ninguna clase. Por lo menos por eso Notram no debería preocuparse. Era una hechicera talentosa, pero no era ni fuerte ni de asombrosa resistencia. No confiaba en muggles. No quería tener nada que ver con ellos y en definitivo tenía ahora más motivos para resentirlos, pero no blandiría su varita contra uno a menos que le apuntara directamente a ella con un arma.

Quería creer que nada le pasaría si se quedaba en el pueblo, pero las personas de la Comunidad Mágica de Londres habían creído que estarían seguras en su hogar.

Ya nadie estaba a salvo, no importaba el lugar donde se encontrara. Cuando menos procuraría mantenerse tan fuera de riesgo como le fuera posible, y no dudaría en hacer uso de todos sus recursos para asegurar su bienestar y el de quienes quería, Artes Oscuras incluidas.

- No quiero que nada te pase a ti también… - Un par de semanas atrás habría respondido a sus palabras y su beso con una queja sobre que siempre le trataba como una niña. Por supuesto, su protesta habría estado acompañada de miradas sugerentes y sonrisas provocativas. Esa tarde su contestación fue un leve asentimiento mientras se mordía el labio.

- Más te vale, ¿a quién voy a molestar si no estás? - Intentó sonreír, a pesar que en lugar de alegría transmitió tristeza. - No importa cuantas veces te vayas mientras regreses... - ¿Qué sería de Le Valgrange sin su auror poca vergüenza residente? Tomó la rosa con cuidado, acariciándola entre sus dedos. Era tan blanca como la nieve que les rodeaba, de apariencia frágil y tacto aterciopelado; contraste intenso con las flores carmesí que había traído consigo.

- Perdóname por... no haberte dicho que tenía 16 años entonces. - Musitó con voz suave, bajando la mirada hacia su regazo. - Te pude haber metido en problemas. - No era común en ella pedir disculpas, porque a su juicio ella nunca su equivocaba. Y en la rara ocasión que llegara a cometer errores siempre conseguía salir airosa del problema. No obstante, eso era con el resto del mundo. Entre sus amigos podía bajar la guardia y dar muestras esporádicas de humildad. Eso Anthares lo sabía, y ahora mismo se sentía un poco más cercana al joven auror, mucho más de lo que su trato usual permitía. Era un momento extraño para pedir disculpas...pero justo había dicho que era el momento para replantearse el como se desenvolvía ante los demás.

Posted by: Shawn Notram Feb 6 2011, 07:25 AM
Era un periodo difícil tanto para magos como para muggles. Quizás muchos se habían olvidado de que hacia algunos años el principal peligro de los magos eran los magos oscuros… magos, igual que ellos, que se dedicaban a acabar con vidas inocentes usando la magia. Si los mismos magos nos temíamos entre nosotros ¿qué milagro se le podía pedir a los muggles? Era difícil de aceptar, lo sabía… el dolor era algo complejo y llevaba a mil y un caminos que acababan en el fracaso.

Los mismos muggles vivían con miedo entre ellos, la maldad no era algo de muggles o magos, era parte de la naturaleza humana… acabar con eso era algo prácticamente imposible, utópico pero había quienes creían que podían lograr un cambio así. E l secreto era vivir la vida, tranquilo pero estar preparado por si llegaba a darse una situación de peligro, no estar premeditado a ver el mundo en blanco y negro, solo por si se tiene una varita en la mano o una pistola.

-Vamos, estoy seguro de que bastantes personas a los que recordarles que eres una adulta- le dijo en un tono tranquilo, no llegaba a ser su tono despreocupado de siempre, pero indudablemente era mucho más cercano a lo que era aquel frio tono lastimero que tenía anteriormente. Era un alma en pena posiblemente, aun tenia algunas cosas que hacer antes de poder cumplir con su ambicioso proyecto, no sabía si iba a volver… no le importaba mucho tampoco. Realmente no sentía que tuviera algo por lo que volver a Valgrange, la prueba estaba en que la vida no se había detenido con la muerte de Alex o de Anthares. Tampoco lo haría si él llegaba a irse para siempre, solo esperaba que en alguien quedara un bonito recuerdo como los que tenía la chica Claypool de su amigo fallecido.

-Si queda alguna razón para volver, entonces lo haré… nunca me ha gustado dejar cosas pendientes. Es de mala educación…- dijo fingiendo ser un caballero de modales exquisitos y aunque podía serlo si deseaba, las intenciones de sus palabras eran más que claras. Por eso era que aquellas últimas semanas se dedicaría a saldar todas las cuentas que tenía pendientes para que así pudiera irse sin temer a dejar algo inconcluso.

Negó al comentario de la chica y entonces dejó escapar un suspiro, aquello no había sido para tanto como él siempre lo había hecho ver, en realidad era más por orgullo que otra cosa que se negaba a dejar pasar aquello, odiaba que le mintieran pero debía admitir que si ella no lo hubiera hecho, quizás no estarían en ese momento ahí… juntos.

-No tienes que disculparte por nada Mary. Yo exageré bastante las cosas… confieso que solo lo hacía por orgullo. No hiciste nada malo, de verdad- se sinceró sin tapujo alguno. Ese era su plan, dejar fluir todos aquellos “secretos” que tenía en su vida, para poder seguir adelante. Definitivamente, cada paso que daba le hacía perder un poco más la esperanza de poder volver a Valgrange. Aun así, le agradaba poder compartir con las personas que quería una última vez… lo malo era lo solitario del camino que había decidido recorrer.

-Sabes, si cambias demasiado tu forma de ser… olvidaras quien eres realmente. La vida siempre te dará golpes y te pondrá pruebas de resistencia, pero debes mantenerte firme y seguir siendo tu misma. Tarde o temprano, si vives una máscara… la vida te pasará factura por ello- le dijo poniéndose de pie y enfundando ambas manos en el chaleco de su abrigo. La brisa comenzó a soplar más fuertemente, una afortunada coincidencia que le permitiría arrastrar aquellos recuerdos.

Vivir una mentira… vaya que sabía de eso.

Posted by: Mary Claypool Feb 6 2011, 09:17 AM
- Las hay, pero ninguna hace un drama al respecto como el que tú montas. - Primer intento de broma en días. No era muy buena ni tampoco se le escuchaba demasiado convencida o entusiasta, pero era un paso. Tardaría en volver a ser aquella chica de sonrisa altanera y ojos despiertos... pero por lo menos era algo.

- Si queda alguna razón para volver, entonces lo haré… - Fue una corazonada, pero algo en su interior le indicaba que había más en las palabras del cazafortunas que lo que se podía interpretar a simple vista. No, no era prudente dejar asuntos pendientes y cabos sin atar. Prueba de ello era el grupo de fantasmas que habían tenido que migrar desde Hogwarts para encontrar refugio en esta pequeña comunidad mágica. - ¿Dejar todo preparado? Parece un proyecto ambicioso. - Era su intuición la que le gritaba que había algo que pasaba por alto. Ese mismo y bendito sexto sentido que jamás le había quedado mal. No era vidente ni mucho menos legeremaga, pero el jactarse de sus habilidades de manipulación requería a su vez de un profundo entendimiento sobre la manera en que las personas pensaban: comprender porqué se actua según qué manera o porqué uno dice según qué cosas.

- No... me cuestiono quien soy, sino si he tomado las decisiones correctas. - ¿Quién era ella? Mary Claypool, ni más ni menos, con todos sus defectos bien identificadas y sus virtudes enaltecidas. Mary Claypool, la astuta y orgullosa, la que siempre encuentra la manera de prevalecer y de obtener aquello en lo que ponía sus ojos.

- Me imagino que todos tarde o temprano pasamos por algo así. - ¿Parte de madurar, quizás? Entre brulas siempre había afirmado estar muy por delante de sus hermanos en cuanto a madurez emocional, aunque jamás había tenido la oportunidad de comprobar si tales palabras eran ciertas o no.

- ¿Y has llegado a vestir máscaras? - Preguntó cuando se puso de pie y ella quedó aún de rodillas. Era una pregunta atrevida y tremendamente personal, pero ahora que estaban sincerándose...Sabía que era auror. Que era un buscador de tesoros y un viajero. Que tenía un hígado de hierro y en la cama sabía hacer cosas que dejarían a cualquier mujer aferrándose a las sábanas como si la vida se les fuera en ello. ¿Pero quién era Shawn Notram en realidad?

- No pierdas de vista tu propio consejo, Shawn, por favor.... - Aún sostenía entre sus dedos la rosa blanca, mientras que la flor de rojo intenso continuaba fija en su cabellera. Con cuidado se alzó en pie, prestando poca atención a los grumos de nieve que habían quedado impregnados en sus pantalones y zapatos. - No creo que a ella le hubiera gustado verte así. - Con la mirada tan triste, tan vacía, tan carente de vida... - Ni a mi tampoco. La verdad luces más cuando sonríes. - Él estaba intentando animarla, pues entonces haría la prueba por poder ayudarlo un poco también.

Por un instante el silencio se hizo entre ellos mientras Mary clavaba sus ojos sobre la lápida. Sin apartar la mirada del epitafio pareció susurrar... - No puedo pedirte que no hagas cosas estúpidas, que a fin de cuentas eres auror. - No es que creyera que servir como ellos lo hacían fuera sinónimo de estupidez, pero no podían negar que a veces los riesgos a los que sometían y las medidas que tomaban al respecto eran radicales.

- Tampoco sé lo que estás pensando, pero, si de algo sirve... Valgrange es tu hogar y aquí siempre puedes volver. - Le obsequió una rápida pero significativa mirada, y aunque no sonrió en sus ojos apareció un breve destello similar al que solía tener en ellos. Se acercó entonces a él y parándose en las puntas de sus pies alcanzó a besarle con ternura la mejilla. - Aún nos queda por ver si soy capaz de seducirte de nuevo o no , así que creo que soy un asunto inconcluso. - No era ninguna insinuación. Lo último en lo que podía pensar en ese momento era en sexo. Pero si lo que necesitaba para regresar era un pendiente por arreglar...

Lo había dicho. No importaba las veces que se marchara, siempre y cuando volviera.

- Cuidaré de la tumba de Alexia mientras no estés, pero creo que le gustaría más que lo hiciera alguien que la conociera así que... ahí tienes dos asuntos. - ¿Y qué quería decirle con todo eso? Era simple y a la vez era sincero...

Era: Vuelve.

Posted by: Shawn Notram Feb 6 2011, 08:36 PM
Una leve mueca a modo de sonrisa se dibujó en sus labios al ver el intento de la chica por parecer graciosa. La verdad era que le alegraba que al menos un poco pudiera animarla, él siempre había sido malo para tomarse las cosas con seriedad, sin embargo aquella última semana le había servido bastante para cambiar un poco esa percepción de su vida. Sin embargo, si ambos iban poco a poco mostrando mejoras, sin duda sería un gran paso.

-Soy un caza tesoros, nunca me embarco en algo si no es ambicioso- le aseguró a la chica con cierto aire melancólico, quizás extrañara más que nada el tener una aventura en una tumba perdida y poder salir con un gran tesoro entre las manos. La adrenalina y la sensación de incertidumbre que producían aquel tipo de aventuras eran indudablemente algo embriagador… su última aventura, estaría cargada de aquellas emociones aunque no le preocupaba demasiado el cómo acabarían las cosas.

-Las decisiones que tomas, te hacen quien eres de manera más o menos directa. Ya el pasado, no puede cambiarse… quizás en el futuro deberías pensar un poco más las cosas si crees que realmente hay algo malo en el estilo de vida que llevas- le dijo tranquilamente intentando no darle demasiada importancia a aquello, era normal que estuviera así… él estaba pasando por el mismo periodo de introspección para analizar si realmente había actuado de la mejor manera a lo largo de su vida.

“A mí siempre me has gustado así como eres…” pensó para si mismo, pues quizás aquello era algo que podría ser malinterpretado en un momento como aquel. Quien diría que Shawn Notram empezaría a guardarse aquel tipo de pensamientos y que pudiera pensar en algo que no fuera el llevarse a la cama a una chica, lo de Alexia realmente había sido un factor de cambio sumamente importante para su persona.

-Más mascaras de las que crees…- dijo con cierto aire melancólico mientras perdía su vista en el cielo sobre ellos. Realmente era algo bastante personal y estaba seguro de que Mary podría darse cuenta con el tiempo de muchas cosas al respecto de lo que era realmente él. Había cambiado tantas cosas de su vida tantas veces que incluso para el mismo era difícil decir con honestidad cual era verdaderamente su forma de ser, solo despertaba y se veía al espejo cada día, con aquella sonrisa en los labios y aprovechaba sus conocimientos para anular cualquier posible muestra de sentimientos que no deseara mostrar… era un preso de sí mismo.

-Quizás necesite dejar de causar escándalos por un rato. Ya sabes, estar bajo perfil por una temporada…- fue lo único que logró responder mientras ella contemplaba la rosa, aunque agradecía enormemente las palabras de la chica. ¿Desde cuándo se llevaban tan bien? No podía responder con exactitud, pero en verdad hablar con Mary de aquella forma le parecía muy agradable. El silencio se hizo presente, mientras ella contemplaba la lápida y él se perdía en sus pensamientos y en la sensación de la brisa azotando contra su rostro… los últimos días del invierno, sus últimos días en Valgrange, muchas cosas se estaban terminando aquellos días.

Shawn no dijo nada mientras ella hablaba y le decía aquello. Por primera vez desde que había muerto Alexia, el auror logró sonreír honestamente, sin verse bajo los efectos del alcohol, la verdad era que la sensación aunque fugaz era realmente grata y quizás, si pecaba de analista y leía entre líneas podría ver perfectamente el mensaje de la chica. Para que salir con la chocancia de decir que Alexia tenia familia que podría cuidar de su tumba, sin necesidad de él o de Mary, si ella quería animarle… él no iba a arruinarle sus intenciones, pues de verdad las apreciaba.

-Descuida, ambos sabemos bastante bien que no tengo intenciones de ir a Azkaban pequeña… deberíamos dejar cerrado ese capítulo- le dijo a modo de broma, lo más amable que pudo y entonces dejó escapar un suspiro, vaya que las cosas parecían haberse alocado en esa última semana. Tenía que encontrar una forma de resolver todo rápidamente y poder dejar de lado su duelo.

-Gracias, Mary-

Posted by: Mary Claypool Feb 7 2011, 05:33 AM
- Más mascaras de las que crees… -

- No pareces muy feliz por eso. - El tono de su voz se tornó casi melancólico, entristecido. - Tal vez... sería momento para dejar de vesirlas, antes que te pasen factura. - Practicar lo que se predica, y él no parecía estar complacido con como las cosas habían resultado en su vida.

¿Cerrar el capítulo? - Yo digo que no. - Aún contodo su expresión se había suavizado, y suspirando se cruzó de brazos. Sonrió levemente y mirándolo de soslayo negó con la cabeza. No sabía que lo que él planeaba era venganza. ¿Misión suicida? No. Tenía que regresar. No podía dejarse derrotar tan facilmente. No había tono de urgencia en sus palabras ni nada que le indicara que tenía planeada una locura a corto plazo. No podía leer bien sus intenciones, pues el rostro inexpresivo del auror mantenía bien oculto su verdader sentir. Sin embargo, ella notaba una ligera opresión en la boca del estómago, de aquellas que solían augurar que algo estaba por ocurrir. Podría ser simplemente que iba demasiado sensible por los acontecimientos recientes, pero...

Por si eran ideas suyas o en realidad ocurría algo a lo que hubiera que prestar atención, se mantendría al pendiente del auror.

- Creo que lo tendrás más difícil que eso para librarte de mi. - No estaba insinuándosele ni tratando de conseguir nada de parte de él (¡no podría hacer tal cosa frente a Anthares!). Era... bueno... él la entendería...

Un asunto pendiente. Un motivo para regresar. Por tonto que fuera, por insignificante y carente de serierad, una razón era eso, una razón.

- Gracias a ti, Shawn. - Respondio con suavidad. Una vez más apartó de su rostro un par de lágrimas que corrían. Últimamente hacía eso con demasiada frecuencia, llorar incluso sin darse cuenta. - Por todo. - Por hacerle compañía, por intentar animarla y consolarla, por hacerle sentir un poco menos como basura humana y por permitirle verlo bajo una nueva luz.

Posted by: Shawn Notram Feb 7 2011, 06:39 AM
-La vida a veces no te deja más opción que usar una máscara… es distinto a hacerlo por gusto- explicó tranquilamente. Claro que se sentía infeliz por todo aquello, sin embargo a veces lo mejor que se podía hacer era esconder lo que realmente se pensaba, para no lastimar a los demás, para llegar hasta donde se deseaba… en el caso de Shawn, eran un poco de ambas cosas y por otras muchas más. Un nucleo familiar roto, un episodio demasiado prematuro para su mente y otros facrores le llevaron a aislarse del mundo y a mostrarse como un ambivalente personaje… ¿Quién era realmente? Pues aquella era una pregunta para la que ni él mismo tenia respuesta.

Negó con la cabeza al escuchar la negativa de ella, era necesario que dejaran eso de lado… ambos deberían estar claros de que aquello no iba a repetirse. No había razones para ello y Shawn ya se había acostumbrado a tratar a Mary de aquella forma, de verle como una amiga… extremadamente sexy, pero amiga al fin de cuentas. Compartir las sabanas nuevamente con ella era algo que no estaba en sus planes. Después de todo, hacerlo sería lanzar al vacío su orgullo y era su orgullo lo único que le mantenía en pie, el orgullo y su deseo de cobrar su venganza por Alexia, de hacer que su nombre quedara marcado en la historia para bien o para mal.

-Supongo que tendré que buscar una forma, de la manera difícil- le dijo tras su comentario. Tan tranquilo y amable como podía serlo entre dos amigos pues entendía perfectamente que ella se comportara de aquella forma por respeto a los difuntos, era lo correcto y quizás lo mejor era que mantuvieran cierta compostura en aquel lugar sagrado. Aunque Shawn sentía una inapetencia a todo aquellos días, que le sorprendía lo mucho que le había animado la charla con Mary.

-Nada que agradecer… ha sido un placer- le dijo honestamente mientras volvía a contemplar la tumba de aquel muchacho que había sido amigo de Mary. El arreglo destacaba notoriamente en aquellos mantos de nieve y aunque lo de la malo de ella le había parecido algo mórbido, debía admitir que el resultado era bastante vistoso.

La incertidumbre de lo que había luego de la muerte, un lugar de descanso, una eternidad como alma en pena rondando el mundo de los vivos sin una razón de ser o simplemente el final de todo… ¿Quién podría decir con certeza lo que había más allá?

-Sabes, algunas culturas celebran la muerte… otras dan una cena de despedida y algunas familias beben un chocolate caliente a modo de despedida…-

Posted by: Mary Claypool Feb 10 2011, 02:17 AM
- La vida a veces no te deja más opción que usar una máscara... - Eso podía entenderlo. Conocía a personas a las que no les había quedado más opción que fingir ser algo que no eran para poder sobrellevar las situaciones que habían estado obligados a afrontar. ¿Pero acaso no había otra alternativa? No creía que ese fuera el único camino a tomar. No si te provocaba infelicidad. En un gesto de apoyo que tal vez fuera poco usual en ella, sujetó la mano del auror, enorme en comparación de la suya de dedos finos y delgados.

- Nada de salidas sencillas conmigo. - Sonrió con un dejo de melancolía. Era la verdad, las cosas no erar nunca sencillas con ellas. No era de gustos simples ni de relaciones simples tampoco. No podía ser de otra manera. Jamás había sido de dejar las cosas fáciles con nadie y le dolía decir que con Anthares no había sido la excepción. No volvería a pasar. Se esforzaría por cambiar, no importaba que fuera poco a poco, tan solo un paso a la vez. Por algún lado debía de comenzar.

"Nada que agradecer". Eso era lo que él decía, pero para Mary era necesario dar las gracias. Era algo que sentía en su pecho y debía actuar según ello. Suspiró lentamente para mantener bajo control la opresión en su garganta. Con sus sentimientos a flor de piel le costaba contenerse. Lloraba para desahogarse porque mantener el dolor prisionero en su interior sería todavía peor, pero no podía permitir que aquella angustia la dominara. Tenía que ser fuerte. Tenía que seguir adelante.

¿Celebrar la muerte? No estaba muy segura. La parecería casi un engaño, alegrarse por algo que le provocaba tanta tristeza. Pero era parte de la vida y algo que tenía que aceptar. No había estado preparada para enfrentarlo ero hablando con honestidad ¿alguien lo estaba?

- Un chocolate caliente... - No sonaba tan atractivo como las botellas de whisky de fuego que guardaban sus padres en la cocina. Por otro lado, sumirse de lleno en el alcohol no le parecía la mejor opción. ¿La más tentadora? Definitivamente. ¿La más sana?

No...

- Se oye bien... -

Él no querría verla así.

Posted by: Shawn Notram Feb 10 2011, 07:13 PM
Shawn nunca se había preguntado si había hecho lo correcto al escudarse tras su máscara y dejar de lado todo lo demás, pues estaba tan aferrado a la idea de acomodar las cosas de su vida que sentía estaban mal… que no pudo evitar irse de bruces cuando una solución se perfilo frente a sus ojos. Lo malo de aquellas mascaras era que una vez les agarrabas gusto, era muy difícil volver a ser quien era y diferenciar si realmente no eras tú mismo quien se había engañado tantos años.

Ese era uno de los motivos por los que se había especializado en ser Legeremago, a pesar de que era muy joven para ello, se había esforzado día tras día en perfeccionar sus habilidades como tal. Tanto en el área de manipular la mente de otros como en la de hacerlo con la propia y cerrarla a cualquier intromisión. Habían demasiadas cosas ocultas, demasiados secretos y misterios que el joven ex-ravenclaw no tenía intenciones de compartir con nadie, al menos no por el momento.

-Vamos, a veces lo sencillo es más grato que el trabajo arduo- le dijo tranquilamente y es que en realidad a veces esforzarse en demasía por alcanzar algo, que de igual forma se hubiera obtenido de una forma menos complicada, al menos para Shawn, era perder el tiempo. Aunque la verdad era que en contadas oportunidades, el esfuerzo traía muy buenas recompensas, era cuestión de dedicación y quizás de un poco de suerte.

-Creo que nos vendría bien a ambos, aunque… seguramente quieras despedirte con algo más de intimidad. Si es así, puedo dejarte un rato a solas- le dijo en tono sereno, pues sabía que debían de cerrar ese ciclo. Si no lo hacían las cosas solo continuarían siendo un círculo vicioso que ella no podría superar, pero si lograba marcar el fin de la etapa, seguramente podría reponerse mucho más rápido y seguir adelante.

Shawn estaba seguro de que donde sea que estuvieran Alexia y Anthares, ninguno de los dos hubiera querido verlos a ellos en aquella situación y con tanta tristeza en sus vidas. Les hubiera gustado que siguieran adelante, aunque era más fácil decirlo que hacerlo. Volvió a elevar el rostro para contemplar el cielo de aquel pueblo y una leve sonrisa se dibujó por un instante en su semblante… cerrar el ciclo….

Aún le quedaban algunas cosas que hacer antes de poder cerrarlo y seguir adelante.

Posted by: Mary Claypool Feb 14 2011, 02:31 AM
- Tal vez tienda a complicar demasiado las cosas... - Porque de otra manera no había reto. Porque si no había riesgo, no era interesante. Porque si todo era sencillo a la larga se volvía monótono, y eso era algo que ella le destrozaba los nervios. La pasividad y el moverse sobre terreno seguro no era algo con lo que ella pudiera congeniar bien, pues era joven y creía ser capaz de comerse al mundo entero de un solo bocado.

O así se había sentido tan solo unos cuantos días atrás. Cuando en su vida todo tenía sentido como era y no se había visto en la posición de observar su reflejo y preguntarse quien era y porqué siempre había dado las cosas más pequeñas y gratificantes por sentado.

Siempre había sido la princesita en casa. La consentida de papá, la muñequita de mamá, el tesoro a proteger para sus hermanos. Sobreprotegida nunca, pero no había duda sobre lo mimada que estaba, que nunca había tenido porqué enfrentarse a la cara fea de la realidad. Hacerlo tan de súbito en la forma del asesinato de alguien tan querido...

Porque eso había sido. No fue un accidente. No fue una enfermedad. Fue un vil y vulgar homicidio.

Tú te merecías mucho más.

Y aunque no pudiera entenderlo en su totalidad aún, ella también lo hacía.

- Si... la verdad que... ¿podrías darme unos minutos?... - Susurró con la cabeza gacha. No tenía caso el ocultar que su voz se encontraba afectada una vez más y que las lágrimas tenían ya un par de minutos cayendo en silencio.

¿Cómo iba a despedirse? ¿Qué decía uno en un momento así? Por que todo lo que podría haber mencionado, ya lo había hecho entre su llanto y repetirse no tenía caso.

Lo único que le venía a la mente era una promesa. La promesa de que el impacto que él había tenido en su vida no sería algo pasajero. Que recordaría todos los momentos que habían pasado juntos. Que tomaría de él las cosas buenas e intentaría cambiar aquellas malas en su persona, pues aquel muchacho que había cargado con bolsas y bolsas de obsequios para los huérfanos con la única intención de alegrarles un poco los días era una de las personas que más admiraba.

... Corrección.

Que más había admirado.

- Me va a costar acostumbrarme a que ya no pases a visitarme a la tienda... - Y la sonrisa en su rostro era tan triste...

Pero no podía quedarse anclada ahí para siempre.

Para ellos dos era el amargo momento para despedirse.

Para Mary, dentro de su pequeño universo... era el momento de crecer.




[FIN DEL TEMA]

Powered by Invision Power Board (http://www.invisionboard.com)
© Invision Power Services (http://www.invisionpower.com)