Printable Version of Topic
Click here to view this topic in its original format
Comunidad Mágica: Le Valgrange > Tienda de Artes Oscuras > Propósitos de año nuevo


Posted by: Jose Castaño Jan 8 2011, 07:34 PM
Pre-trama

Nochevieja… Esa genial noche que aseguraba una fiesta sin igual, buena música y buen ambiente. Le encantaba como lucía la ciudad esa noche, y es que el ir a ver como daba el reloj de arena el último giro del año era algo que producía en el joven Castaño una euforia que rara vez mostraba otro día del año. Posiblemente fuese por una euforia colectiva, porque nunca había visto a nadie triste esa noche, ¿Pero quién no se ponía contento para recibir un año nuevo? Nadie, o al menos eso suponía él.

Apoyado en el mostrador de la tienda de artes oscuras, Jose jugueteaba con una bolita de aspecto inofensivo que rodaba de una mano a otra lentamente. Tenía que admitirlo, no estaba nada familiarizado con los artefactos que vendía su amiga en la tienda, a decir verdad, no estaba familiarizado con ningún artefacto mágico, a excepción de los que le presentaban para gastar alguna jugarreta a cualquiera de sus víctimas, aunque a él no le gustaba usar ese tipo de objetos. No, él era más tradicional, simplemente con el uso de su cabeza y su prodigiosa labia era como le gustaba actuar a él, pero claro, una ayudita tampoco la rechazaba nunca.

Debía de admitir que esas navidad pocas cosas había tramado, quizás el espíritu navideño le había inundado y le había impedido comportarse como solía hacerlo ¿Qué había que decir? Al fin y al cabo, él también tenía su corazoncito que se asomaba tímidamente cuando llegaban esas fechas. Miró a su amiga y le sonrió. Pero se aburría tanto sin tener ningún juego programado que lo único que podía hacer era trabajar, pasearse por las calles, alguna que otra jugarreta a Fye, pero poca cosa más.

Y qué aburrimiento.

- ¿Y qué hace esta bolita exactamente para tener que venderla en una tienda de artes oscuras? –Quiso saber, realmente no tenía interés sobre esa bolita, pero no iba a empezar la conversación tan directamente… ¿O sí? –¿Tienes algún plan en mente o alguna cosa interesante?

Seguro que tenía alguno, siempre lo tenía y sabía que no le iba a defraudar. Y también sabía que ella se aburría, así era la vida, un día te paras a descansar y al día siguiente quieres acción, acción y acción. ¿Quizás alguna treta para fin de año? Una manera genial de empezar el año, engañar a alguna chica para que le pusiese los cuernos a su novio y provocar una buena histeria ¿O mejor demostrar a sus papis que no era tan buena como creía? Y él disfrutaba con esos juegos, vaya si disfrutaba, no era nada personal, era simplemente un juego de estrategia donde se ganaba… o no.

Posted by: Mary Claypool Jan 11 2011, 08:14 AM
- Si te le quedas viendo asi de fijo por mas tiempo lo vas a averiguar tu solito. - La voz de Mary se escucho a espaldas del chico. Ironicamente era tan dulce que volvia aquella pantalla de muchachita inocente que manejaba a la perfeccion. Alli lo observaba de pie tras el mostrador, inclinada coquetamente sobre este y con una picara sonrisita dibujada en el rostro, aquella misma que hacia dificil identificat sus verdaderas intenciones.

Al entrar a una tienda de Artes Oscuras, las personas esperaban encontrar como encargado a un anciano mago de rostro severo y aura lugubre. Quienes les recibia era en realidad la atractiva muchachita de cabellos oscuros y tacones de vertigo que sonreia todo el dia y cuyos ojos brillaban de ilusion frente a cada nueva adquisicion que pasaba a adornar las vitrinas de la tienda. Su padre habia estudiado Artes Oscuras en su juventud, su madre siempre fue practicante habitual; a veces se preguntaba porque las personas se extrañaban de que a ella le apasionara tanto aquella rama de la magia.

No se definia a si misma como bruja oscura. Era simplemente bruja, sin mas. Pero era verdad que no todas sus intenciones eran siempre puras e inocentes...

- Ya en serio, mejor sacale los ojos de encima. Aqui entre mas brillante y bonito es el aparatito suele ser mas peligroso. - Rio un poco y con suavidad le tomo la barbilla para elevarle el rostro.

- ¿Tienes algún plan en mente o alguna cosa interesante? -

Torcio levemente los labios y suspiro. - Ojala! Todo esta tan... tranquilo y festivo! No hay demasiado por hacer! - El amor estaba en al aire y por todos lados en la ciudad, justo como la nieve que cubria las calles. Aun si tuviera algun plan en mente de aquellos para sacar una risa facil (a coste de otros), llevarlo a cabo en aquella epoca era casi imposible. La Navidad le gustaba; ella tambien disfrutaba pasando tiempo con su familia, y los regalos! Probablemente lo que mas ilusion le hacia! Pero es que era todo tan pacifico...

Si no se definia a si misma como bruja oscura, si como agente del caos, y no necesitaba mas motivo para ello que satisfacer su necesidad por entretenimiento.

- Creo que mis hermanos estan planeando una fiesta, pero fuera de eso... - Su expresion de aburrimiento cambio repentinamente a una mas entusiasta. - Eso me recuerda! Tal vez te interese, nos acaba de llegar muerdago embrujado. Quieres saber porque lo vendemos aqui o sumas dos mas dos tu solito? - La Amortentia era un simple brebaje de crios en comparacion con varios de los artefactos que podian encontrarse entre aquellos muros.

Posted by: Jose Castaño Jan 15 2011, 11:49 PM
- Fijo que lo adivino –Le contestó con una sonrisa mientras volvía la mirada de nuevo hacia ese artefacto que tanto le atraía- ¿Se te mete en el cuerpo y te destroza los pulmones?

Vale, no era muy bueno deduciendo cosas, más bien era corto de mentes para esas cosas, algo que por desgracia había heredado de su padre. Pero se esforzaba en que la gente no notara esa falta de inteligencia que tenía, al contrario de su amiga que era una de las personas más espabiladas que había conocido. Y a pesar de todo eso, había conseguido acabar sus estudios con una nota de notable alto rozando el sobresaliente, ¿Cómo? Se podía decir, que estudiar no era la única manera de aprobar un examen…

Apartó la atención de esa bolita cuando ella le cogió suavemente de la barbilla. Le miró a los ojos y sonrió para después preguntarle sobre sus planes malvados, que solían ser aun más retorcidos que los suyos. Por eso le encantaba aquella chica. Tan rematadamente mala y bruja.
Pero al igual que él, la navidad había afectado a su inspiración, y era que tanta felicidad en el ambiente hacía que se intoxicaran del mismo alegre espíritu navideño, algo que el joven Castaño odiaba con todas sus fuerzas. Y la necesidad de acción empezaba a carcomerle por dentro…

La idea de una fiesta que no tuviera nada que ver con el nacimiento de Cristo, ni con ningún año le entusiasmó, si al castaño le gustaba mucho un tipo de fiesta, esa era la que se hacía sin ningún motivo más que el de hacer fiesta, nada de cumpleaños, nada de celebraciones, sólo música, alcohol y chicas; a decir verdad, en este tipo de fiestas ellas eran más fáciles de seducir, posiblemente porque no tenían la presión de celebrar nada ¿Quién sabe? A lo mejor era pura casualidad.

Y si la idea de una fiesta le había levantado el ánimo, el concepto de muérdago embrujado hizo que en la cara del chico se dibujara un gesto morboso, se hizo a la idea de lo que podía significar tener tal objeto en manos de ambos elementos, y rezó que su intuición fuera correcta, porque si así lo era, lo iban a pasar muy bien lo que quedaba de navidad.

- Háblame un poco más de ese muérdago –Y esperaba que no intentara vendérselo de una manera muy cantosa, porque siempre le acababa liando para comprar y encima eran caros. Pero que iba a decir, le encantaba derrochar.

¿Con qué personas iba a probar el muérdago? ¿Fye? ¿Anthares? ¿Jacques? Habían tantos que no sabía ni por quién decidirse, aunque estaba seguro de que Mary iba a querer participar en ese plan y por tanto, y como siempre, atacarían a la squib. ¿Tan predecibles se habían hecho? Eso era peligroso, debían de empezar a buscar a más posibles víctimas…

Posted by: Mary Claypool Jan 17 2011, 08:34 PM
- Dejémoslo simplemente en que se te mete en la cabeza. - Lo escalofriante del asunto es que no se podía determinar a ciencia cierta, mucho menos con aquella sonrisita maquiavélica en su rostro, si hablaba en sentido figurado o, peor, literal.

Inteligene ella siempre se supo. No brillante, eso ya era algo de más nivel. No tenía problema en admitir que, por ejemplo, Jace era más listo con ella (aunque ella era por mucho más espabilada que Demian, eso seguro). La diferencia era que Mary sabía bien que hacer con su propia inteligencia. Era astuta como pocas personas lograban ser, aquella era su principal ventaja. Si su jefe la tenía en tan alta estima no era solo por la pasión que ella profesaba por las Artes Oscuras, sino también por su habilidad para vender. Nunca fallaba.

- ¡Me encanta cuando sonríes así! - Exclamó emocionada al notar el interés en el rostro del muchacho. Alegre, como si hablara de cualquier cosa menos de comerciar con artefactos oscuros, se agachó en el mostrador para abrir una puertecilla y sacar de adentro una bonita caja de cristal. Al abrirla dejó ver un precioso ramillete de muérdago de bayas blancas decorado con listones rojos y dorados, que al reflejar la luz emitía pequeños destellos como si un de un diamante se tratara. La perfecta decoración navideña...¿o no?

- Vale, ya sabes como funciona esto, ¿no? Te paras bajo un ramito de muérdago y hay que besar a alguien. - Con cuidado tomó el ramito y se lo tendió a él para que lo examinara si gustaba. - Pero claro, traiciones hay en toda época del año, y donde hay traición hay venganza. Es una historia muy curiosa, Mago conoce a bruja y se enamoran. Mago se da cuenta que la bruja parece buscar deliberadamente la oportunidad para quedar bajo el muérdago con otro hombre. Mago comienza a sospechar y descubre que lleva una cornamente que humillaría a los renos de Papá Noel. - Por lo general cuando relataba aquellas historias, lo hacía de tal manera que el potencial comprador quedara por completo embelezado: seducir era lo que ella sabía hacer mejor. Sin embargo, este era Jose. No necesitaba adornar nada con él. Se atrevía a decir que probablemente conocía y conectaba con el joven Castaño a un nivel que nadie había hecho.

- Cada beso dado bajo este muérdago tiñe una de las bayas de rojo. Bonito, si, pero cada beso también llena a la feliz pareja de los sentimientos más curiosos. A veces desasociego, a veces celos irracionales, a veces tristeza simple y llana, depende de las propias inseguridades de cada quien. Y mientras tanto, para la persona que cuelga el muérdago, cada baya roja es como una pequeña dosis de Felix Felicis. El efecto termina cuando retiras el ramillete, después de todo es una decoración temporal. Además dicen que el mago que creo estas pequeñitas las usó solamente como distracción en lo que ideaba un mejor plan para vengarse. -

Posted by: Jose Castaño Jan 20 2011, 08:08 PM
¡Vaya! Mary no había perdido nada de tiempo para ponerse a hablarle del objeto en cuestión. Siempre lo hacía, no sabía ni de que se sorprendía, todas las veces que iba a visitarla a la tienda acababa saliendo con algún artefacto mágico que al final no entendía como se usaba y se lo acababa regalando. Sí, posiblemente su amiga era una auténtica practicante de magia oscura, pero lo cierto era que el joven Castaño la tentaba con cada uno de los objetos que le daba, y al final, era él el que pagaba, y ella la que disfrutaba. Bueno, realmente, él también disfrutaba, ¿Qué había de malo con mirar como funcionaban cada uno de los planes maquiavélicos de su amiga con cada uno de los instrumentos que él no había podido aprender a usar?

No era tonto, o al menos no lo admitía, simplemente era corto de entendederas. Y aunque significara lo mismo, para él era una forma de decirlo que no le ofendía. Todo el mundo sabía que la inteligencia de Jose no iba muy allá, a pesar de que lo adornara perfectamente con bonitas palabras, y todos sabían también que nadie podía decirle que era tonto. Esa palabra era para él uno de los detonantes que hacían que sacara toda su ira de dentro y que arremetiera contra el que se había mofado de él. Nada de varitas, nada de conjuros y nada de magia, simplemente un puñetazo o más de uno, eso era mucho más humillante. Lucir un buen morado en el ojo, ¡Perfecto! “¿Qué te pasó?” “Le dije tonto a Jose Castaño”, y así se había ganado la fama que había cogido, la de agresivo capullo.

- A ver, –Contestó para confirmar si lo había entendido- Cada vez que se enrollen dos personas debajo del árbol, ellos se enamoran o se pelean y mientras yo, me coloco ¿No?

Y debía admitirlo, ese día el objeto que le había presentado era una auténtica maravilla, aunque para colocarse le salía más barato robarle la marihuana a Fye Vermeulen, pero al fin y al cabo, le gustaba el lujo, había salido así de sibarita.

- ¿Y contra quién podríamos usar esto? –Obviamente, la incluyó en el pack, le gustaba divertirse con ella con estas cosas y sobre todo porque él iba a hacerse un lío.

Romper el corazón Anthony d’Persia, meter en un aprieto a Fye, sacar del armario a su primo Jacques… Tantas ideas que le era incapaz elegir cual iba a ser la más divertida, y aunque a Mary no le gustaba meterse con la gente que le caía bien… Con un poco de insistir seguramente que acabaría aceptando, o eso esperaba.

- ¿No deberíamos marcarnos unos “propósitos” de año nuevo?

Y con propósitos se refería a apuestas, y con apuestas se refería a jugadas, y con jugadas se refería a estrategia… Y con estrategia se refería a diversión. Sí, ese año iba a ser muy bueno, le daba esa sensación.

Posted by: Mary Claypool Jan 28 2011, 07:45 AM
- ...ellos se enamoran o se pelean y mientras yo, me coloco ¿No?
-

La sonrisa de Mary se afilo. - Aha, basicamente. - Y decian que era de "lento razonamiento"... tonterias. Y que si no era un genio de aquellos que escribian complicadisimos tratados magicos como a los que Jacques le gustaba leer? Para Mary, "tonto" nunca habia sido una palabra qe usaria al describir al joven Castaño, y es que no hay manera de que alguien tonto pudiera salirse con la suya con la clase de planes que el chico llevaba a cabo. Todavia no olvidaba como Jose habia conseguido, durante aquellos dias de Hogwarts, que el capitan de Ravenclaw renunciara voluntariamente a su puesto. Engañar de aquella manera a un cerebrito asi requeria de un tipo de inteligencia especial. No de la clase que te hace acumular diplomas, sino la que te ayuda a abrirte paso cuando las situaciones se tornan contra ti. Por algo ambos eran Slytherin. Contrario a lo que la mayoria de personas llegaba a sospechar, pertenecer a la casa de Salazar Slytherin no te volvia un ente desalmado y maligno, era una manera de reconocer una astucia superior...

No jugaban con los demas por el hecho de haber pertenecido a la casa de las Serpientes. Lo hacian porque les era divertido. Tan simple y sencillo como eso.

- No puedo asegurarlo porque no he tenido oportunidad para probarlo por mi cuenta. Pero me dicen que, en escala del 1 al 10? El efecto que estas preciosuras te dejarian en un estado de euforia de un... que te gusta? 9.5? - Oh la belleza de las Artes Oscuras! Nada de medias tintas!

- ¿Y contra quién podríamos usar esto? -

- Ni siquiera habria que pensarlo demasiado! Se puede colgar en cualquier lado y dejar que el azar haga lo suyo. Como jugar a tirar dados. Seria buena manera de contrarestar el edulcorado espiritu navideño que pulula por aqui. - Oh no, no tenia nada contra la Navidad. Su problema era aquella soporifera tranquilidad. Aquella misma que amenazaba con hacerla quedarse dormida en pie.

Propositos de año nuevo? Tenia demasiado tiempo sin fijarse uno. Con que caso? No necesitaba bajar de peso. Tenia el mejor trabajo que alguien de su edad, posicion e intereses podria tener. Le iba de maravilla con el sexo opuesto y aunque el dinero nunca sobraba, tampoco estaba necesitada de el. Sin embargo, si Jose lo proponia...

Entusiasmada le sonrio, humedeciendose los labios en un gesto que ya el conocia a la perfeccion. Aquel que delataba cuando tenia intenciones poco inocentes en mente. - Tienes tu lista preparada ya? -

Posted by: Jose Castaño Jan 31 2011, 03:36 PM
Totalmente cierto lo que le contestó su amiga, con dejar que el azar decidiese quienes se encontrarían debajo del muerdágo sería perfecto… Siempre le había gustado ese estilo… era tan morboso ver con que cosas le saldría el Destino que no iba a poder apartar la mirada de aquel artefacto que tan bien le había vendido Mary. Incluso se había olvidado de que iba a ser él quien iba a tener que sacarse casi todo el dinero que tenía en el bolsillo para pagar esa preciosidad.

Ese día no iba a negarse tal capricho, la dependienta de la tienda le había convencido hasta el punto de querer usarlo en ese mismo momento, pero se iba a aguantar hasta el día perfecto que sería… ¿No le había hablado de una fiesta que estaban preparando sus hermanos? Entonces ese día iba a asegurar un auténtico festival de alcohol, música, drogas, sexo… y muérdago. ¡Que Dios bendijese a Mary Claypool! No se lo iban a pasar bien, sino lo siguiente.

Sonrió cuando le mencionó la lista de propósitos, no tenía ninguna ¿Para qué iba a servirle marcarse tales metas en un papel? Con tenerlo en la cabeza le bastaba, y debía admitir que ese año tenía el doble de cosas para hacer que el que dejaban atrás. Comenzando por las víctimas de siempre… Y acabando por otras nuevas y que probablemente su amiga ni se imaginaría.

- ¿Te acuerdas del medio novio de nuestra prima lejana? –Siempre le había parecido curioso que ambos tuvieran como primos lejanos a los Lompard- El chaval que trabaja en el orfanato, Ethan Corr.

¿Qué le había hecho a él? ¡Muchas cosas! Mirarle con mala cara era una de esas cosas, y era algo que el joven Castaño no soportaba. Además, ese porte de caballero justiciero mezclado con un pobre chico amargado era otra cosa que le ponía enfermo. Y si a eso le sumaba él absoluto placer que le provocaba sacar de quicio a Caroline… Ya tenía uno de tantos objetivos marcados; no podía atacarla a ella porque ya se las sabía todas, ella no era tan ingenua como su hermano Jacques, y no dudaba en devolvérselas todas. Así pues, lo mejor sería atacar al eslabón más débil, para Jose ser bueno era ser débil, y esperar divertido como se desarrollarían las cosas.

- Ya sabes, un desengaño amoroso, una ruptura… –Empezó a enumerar mientras jugueteaba con una de las hojas del muérdago- Un dramón de los que te gustan a ti, ¿Y sabes qué es lo mejor? –Preguntó mientras mostraba una de sus mejores sonrisas- Que nadie sospecharía de nosotros, porque nosotros no seríamos los que provocaríamos tal desastre.

¿Quién lo provocaría, entonces? ¡Ellos, por supuesto! Pero como siempre, nadie lo sabría, todo estaría perfectamente tejido en una complicada red en la que nunca se podría llegar hasta ellos.

- A no ser… Que tu tengas un plan mejor. –Ethan Corr podría esperar, no se iba a mover del sitio, y aunque a veces le costaba admitirlo, las víctimas y los planes que escogía Mary estaban el doble de mejor planeados que los suyos…

Posted by: Mary Claypool Feb 9 2011, 07:39 PM
- ¿El medio novio de quién? - Pareció confundida por un segundo e incluso tuvo que tomarse un momento para atar cabos. No estaba acostumbrada a que Jose se refiriera a los Lompard como "primos", aunque fueran tan lejanos que la única similitud que había entre ellos fuera... bueno, no estaba segura. ¿Quién iba a creerles que compartían un antepasado en común? A los Lompard ella los sentía más cercanos debido a la amistad existente entre su madre y el tío Zeus, que por el casi inexistente lazo que quedaba entre Tamara Lompard y su padre, Jace Claypool. - ¡Ah! ¡Ya! Caroline y el chico este del orfanato, ¿cómo se llama? - Ian, Liam, Evan, algo parecido según creía recordar. - ¡Ethan Corr! Si, tienes razón. -

Si, el príncipe azul, con su sonrisa afable y sus enormes ojos claros. ¿Tenía algo en particular contra él? No. ¿Algo en contra de Caroline? Tampoco. Lo usual en ella era dejar fuera de sus juegos a sus amigos, aún y cuando algunos de ellos conseguían hacerle hervir la sangre a Jose. A ella por lo menos siempre le había parecido de lo más entretenido el como el joven Castaño y Jacques se atacaban entre ellos directo a la yugular. La mueca de descontento de Jose cuando la veia coqueteando con el aprendiz de medimago era imperdible, y ella sabía que Jacques se sentía celoso cuando le veía junta a Jose...

Oh si, ¡ser ella era fantástico!

- Para una ruptura tendrían que estar juntos en primer lugar... - Y hasta donde sabía no había nada entre ellos, no declarado abiertamente, a pesar que se podía detectar una vibra "especial" entre aquel par. - Merlin, que asco, ¡no hay gente con que jugar! ¡Era todo más interesante en Hogwarts cuando había 30 personas por cada metro cuadrado del comedor! - Se echó a reír. Valgrange era pequeñísimo. Era tranquilo, era insipiente y aburrido. Necesitaba más, necesitaba salir de aquel pueblo. Desgraciadamente, salir de Valgrange implicaba tener que esconderse de los muggles como si fuera una especie de criminal...

- ¿Sabes que deberíamos hacer? Desaparecer un dos días, un fin de semana o algo así. ¡Necesitamos adrenalina! No... pues esto. - Hizo un ademán con la mano como si quisiera englobar todo lo que había a su alrededor. El pueblo era seguro, y para crecer había estado bien. Le había permitido pasar su adolesencia sin mayores problemas ni preocupaciones, pero ya no era suficiente.

Tenía que haber alguien más, blancos que fueran más allá de lo usual, algún reto nuevo, pero no se le ocurría nada en el acto. - Estoy oxidada, no es justo. ¡Necesito una botella de ron y buen sexo para funcionar con propiedad -

Posted by: Jose Castaño Feb 24 2011, 07:01 PM
No pudo evitar sonreír divertido cuando Mary se exasperó porque no había nadie con quien jugar. Algo que el castaño no quería admitir aunque en el fondo lo sabía, la gente de Le Valgrange era siempre la misma, y atacar a alguien ya se iba a hacer repetitivo… Porque ya habían atacado a todos.
Desaparecer uno o dos días no era una mala idea, simplemente irse a alguna otra comunidad mágica a provocar estragos y luego desaparecer sin dejar huella, o incluso irse a una granja muggle alejada de los sensores de magia y hacerse pasar por poltergeist.

Asustar a pobres paletos antimágicos cuya única preocupación era quien ganaba el partido de fútbol o la cerveza después del trabajo. Resultaría divertido, no iba a caber duda, y más si se encontraran con que las sillas del comedor se levantaban misteriosamente o que la televisión había dejado misteriosamente de funcionar… Ya se estaba imaginando las caras de pánico de los residentes y cómo intentaban inútilmente depurar la casa de espíritus con agua bendita, sin a penas darse cuenta de que en realidad no eran espíritus sino magos.

- Siempre he querido hacer de poltergeist –Le contestó sugiriéndole un plan para un fin de semana- ¿Tú no?

Iba a ser su pequeña venganza contra la sociedad inglesa por reducirlos hasta poco más de dos puntos en las islas, ¿Ellos les penaban con la pena de muerte? Pues ellos iban a penarles con la peor de las atrocidades. Y sólo tenía que esperar a que Percival moviera la pieza para provocar una auténtica catástrofe en Londres. Jose tenía realmente ganas, muchas ganas…

Posiblemente a Mary le hubiese interesado unirse a la Resistencia e incluso a lo mejor se habría unido sin dudarlo, pero Jose no quería. Ese trabajo lo consideraba arriesgado, estaba hecho para gente que no tenía nada que perder como él, pero ella, con una familia más que unida y con el lujo de tener a miles de hombres comiendo de su mano, sí que tenía muchísimas cosas a perder. La vida, por ejemplo.

Sabía que podía decirle que pertenecía a tal grupo, ¿Pero de qué iba a servirle? Sólo sermones sobre si era el camino correcto y nada más. Prefería callarse, no le importaba no contárselo a nadie aunque el haber matado a más de un muggle le estuviese carcomiendo por dentro, al fin y al cabo, ya tenía el alma carcomida de antes y un poco no le iba a hacer daño.

- Si quieres… -¿Para qué dar rodeos?- Yo te reparo

La carcoma no era tan mala siempre que se tuviese un buen bálsamo para olvidar: sexo y alcohol. ¿Para qué más? La amistad y el amor sólo existían en las películas románticas del aparato muggle de su hermana.

Powered by Invision Power Board (http://www.invisionboard.com)
© Invision Power Services (http://www.invisionpower.com)