View Full Version: Jo, tía, quiero que la vida me sonría

Comunidad Mágica: Le Valgrange > Hyde Park > Jo, tía, quiero que la vida me sonría


Title: Jo, tía, quiero que la vida me sonría
Description: Libre!


Andrea Castaño - June 17, 2011 04:15 PM (GMT)
Pocos días después de la trama 1.2 “Vicktoria’s Part”

Repentinamente, irse de fiesta con Selene al “senses” había dejado de ser una actividad frecuente que hacer en los fines de semana en la vida de la joven Castaño. Todo había sido muy rápido, y casi que lo peor había sido como habían aparecido todos los jóvenes de su edad por la discoteca no precisamente para pasarlo bien. Estaba enfadada, claro que lo estaba, era la única que no se había enterado de lo que pasaba en todo Le Valgrange.

Incluso su padre lo sabía y no se lo había dicho. ¿Por qué? ¿Tenían que estar protegiéndola hasta el fin de los tiempos? Era algo que odiaba a muerte, nadie se había dado cuenta de que tenía diecisiete y que ya sabía cuidarse sola. Vale, no era un as usando la varita como lo era su hermano e incluso Marnie de Lancre, pero aún así… No es que se hubiera lanzado a la batalla con la varita en la mano, no valía para combatir, pero al menos saber algo… Lo mínimo aunque fuera. En su interior se sentía culpable y egoísta, su padre sólo en casa con su tía Eli; su hermano sin saber por donde estaba, como siempre, y su tío Sam luchando contra los brigadistas para luego ser detenido por ellos… Y ella de fiesta en el “senses” viéndose repentinamente involucrada en un ataque mágico en el que gracias a Dios había sido la única con cabeza para no usar su varita y por eso no ser sospechosa de ser una bruja despiadada que mataba a sangre fría.

Estaba harta de ese pueblo, sólo tenía ganas de huir de allí y olvidarse de todo aquello de la magia, parecía extraño que quisiera renegar de ella cuando se había criado con bufandas tejidas por arte de ésta. Pero quería ser normal, vivir con gente normal, dejar de ser un monstruo para la sociedad y ser simplemente feliz, algo que en esos tiempos tan turbulentos no iba a conseguir.

Se miró las uñas en un mero intento de cambiar el rumbo de sus pensamientos hacia algo más optimista, pero nada, la misma imagen apocalíptica de su fantástica vida seguía clavada en su mente. Por eso, se puso a tararear una canción cualquiera, quizás en demasiada voz alta.

Thomas Myles - June 22, 2011 02:12 PM (GMT)
Ya que había visitado Le Valgrange, y aprovechando el viaje, ¿por qué no darse una vuelta por Londres? Al menos pasearía por ambientes diferentes de París, aun que nada era como estar por casa y más en un lugar tan de alto-standing, aun que a su modo de ver era algo ridícula la parte de bohemia de allí y en general Francia; le daba una sensación subjetiva de vagabundeo o locos.
Ya había comprado algunas cosas, entre otras libros. La verdad es que su nivel de inglés era bastante bueno; tenía contactos ingleses, su estatus social prácticamente le obligaba a dominar el idioma y a parte a él le gustaba aprender idiomas. Este punto debía aclararse: sólo idiomas de países avanzados y que fueran útiles, nada de aprender japonés, turco y esas cosas…

Después de las compras y con un par de bolsas en mano mientras con la otra enviaba algún que otro sms con el móvil a unos amigos para quedar a la vuelta a París, decidió apartarse de la multitud, las tiendas y los coches, así que continuó caminando tranquilamente hasta acabar en un parque, Hyde park si no se equivocaba. Justo se guardó el móvil en el bolsillo cuando una voz tatareando una canción llamó su atención, mientras las copas de los árboles se mecían suavemente siguiendo las ligeras corrientes de aire y la brisa. Incluso pareció que esta misma brisa arrastró a Thomas hasta el núcleo de donde procedía la melodiosa voz. Un tanto bastante atrevida, no todas las chicas o incluso chicos se atrevían a cantar sin preocuparse por el entorno. Se trataba de una joven de cabellos castaños, bastante femenina y por qué no decirlo, atractiva. Aun que tenía la intuición de que era años más joven que él. ¿Sería demasiado impertinente? “Bueno Thomas, que tontería, como si eso no fuera con tu personalidad…

-Oh la là! Très belle!-se acercó a paso lento hacia la muchacha con su acento ronroneante y siempre tan inesperado, era de aquellos que siempre te sorprendían por la espalda. Sería una muggle, pero bueno, para el pasar el rato. Estaba acostumbrado a estar rodeado de ellos, pues su universidad era puramente muggle. Se inclinó ligeramente como si le hiciera una reverencia-Bonjour mademoiselle, espero no haberla molestado. Soy Thomas, Thomas Myles. La había oído cantar, y hasta ahora pensé que las ninfas y los ángeles no existían. ¿Pertenece a algún grupo de música? Oh, supongo que sí, ha sido una pregunta tonta. Si prefiere la puedo dejar ensayar, no soy quien para interrumpirla.

No atenuaba la sonrisa de su cara. Quizá la chica lo echaba de allí o se marchaba malhumorada, pero Thomas tenía mucha seguridad y confianza en sí mismo. Suponía que sólo había un cuarenta por ciento de que no volvieran a hablar por decisión de ella. Por otro lado no iba mal conocer a gente nueva, aun que fueran no-mágicos nunca se sabía hasta donde te podría llevar un contacto más.

Esperó respuesta de pié, sonriendo, con una posición muy cordial. Si algo tenía Thomas, era sin duda, la fachada de caballero.




Hosted for free by zIFBoards